En el bar (final)

El sábado llegué puntual a la dirección que me indicaba la tarjeta.
Pulsé el timbre y me contestó Santiago. Cuando reconoció mi voz, la puerta se abrió y entré.
Al salir del ascensor me abrió la puerta del piso y nos estrechamos la mano.
Luego me condujo a la salita, en la que había una mesa preparada para dos personas.
Tras una copa de oporto, nos sentamos en la mesa mientras charlábamos de libros, música…

Mi anfitrión se encargó de servir los platos que traía de la cocina. La cena era magnífica y la disfruté a la vez que su conversación. Se trataba de un hombre capaz de hablar de cualquier tema y que sabía escuchar.
Luego, me sirvió un café que era tan bueno como los que servía en el bar y me preguntó:

– ¿Cómo están tus ánimos desde el último día?.
– Bien, muy bien. Tus palabras me fueron de maravilla.
– Me alegro. ¿Una copa?. Tengo un licorcito que es único. Lo guardo para mis amigos.
– Vale. Lo probaré.

Mientras traía las dos copas y la botella, empezó a hablar:
– Ante todo, perdóname porqué voy a acaparar la conversación. Quisiera contarte un secreto. Una historia que no suelo contar a nadie aunque sea esta mi verdadera razón de vivir.

– Adelante – le dije, tomando la copa que me daba -. Soy todo oídos.

– Verás Paco. Hace quince años estaba tan jodido como tú. Trabajar siendo despreciado y maltratado es un mal trago. Y lo peor fue el accidente de coche de mi esposa con los críos. Ya sabes que me quedé solo. Lo único que tenía era este piso y un trabajo mal pagado y con aquel cerdo machacándome. Luché para mantener mi fortaleza, mi dignidad y me hice una promesa: iba a devolver todo el mal que me hacía Horacio, a la inversa. Me prometí dar bien por mal, pero no sabía cómo.

– En aquellos tiempos – continuó – yo tenía una carencia: el sexo. Y empecé a frecuentar algunos pisos en los que se ejercía la prostitución. Pero aquello no era lo mío. Salía vacío de mis encuentros con aquellas chicas, ya que anhelaba algo mas que una simple relación carnal. Poco a poco fui descubriendo que cuando estaba con aquellas mujeres, prefería escucharlas a practicar el sexo. Me enteré de cómo las explotaban, de cómo las drogaban, de cómo tenían engañadas a las pobres inmigrantes, haciéndolas pagar su viaje a nuestro país, durante años y años de prostitución. Y fue ahí donde decidí canalizar mi promesa. Las quería ayudar. Sin embargo, un simple camarero no podía permitirse rescatar a esas chicas. Por ello decidí convertir mi casa en un burdel.

– ¿Un burdel? – salté-. ¡Pero si esto es lo mismo que ya tenían!.
– Si. Un burdel, pero diferente a los demás. En mi casa nadie las obliga a nada. Desde luego, todas tienen deudas que han de pagar, y han de ejercer esta profesión. Pero aquí yo me llevo una comisión ridícula. Lo justo para los gastos. Y son ellas las que llevan las cuentas. Además, y esto es importante, aplicamos lo que ví en Amsterdam, en el barrio Rojo: son mis chicas las que eligen al cliente y no al revés. No aceptamos a cualquier persona. Vienen personas con una condición única: ser de tu grupo, el tercero, como te decía el otro día. Gente profundamente humana, con capacidad de entrega.

– A casa la gente no viene a follar -prosiguió -. Vienen a estar con una persona que es humana como ellos, con problemas, con corazón, con sentimientos. Ellas no han tenido opción de elegir este trabajo y yo he querido que, dentro de lo posible, conserven su dignidad. Durante estos años me he peleado con muchos proxenetas para rescatar a esas chicas. Llevo incluso, bajo la barba, un par de cicatrices que me hicieron. Tampoco he podido evitar que alguna chica fuera asesinada por mi culpa, al intentar sacarla de la influencia del que la chuleaba. He pagado mucha cirujía para reparar las marcas hechas por esos degenerados.

Bebió un largo trago de su copa y sirvió más en ambas copas.
– Lo que estos años he aprendido es que el acoso que hemos sufrido tu y yo es un juego de niños comparado con lo que han pasado ellas. Si consideramos que nuestra dignidad está por los suelos, la de ellas está por debajo de la línea del metro.

– No es mala idea, visto así.
– Eso es lo que creo. En realidad estoy haciendo lo que debería hacer el gobierno con este tema. Legalizar y controlar. Incluso darles acceso a la sanidad. Las tengo con contratos de trabajo, como empleadas del hogar. Mis chicas no están mucho tiempo aquí…

El sonido de un timbre lo interrumpió.

– Son ellas – miró el reloj -, las doce. Seguro que son ellas.

Se levantó y fue a la puerta. Oí como lo saludaban y le daban besos. Volvió con cuatro chicas muy hermosas. Me levanté.
– Chicas. Os quiero presentar a un nuevo amigo. Se llama Paco.
Se acercaron y me dieron cada una de ellas, un par de besos en la mejilla. Luego se quitaron los abrigos, los metieron en un armario y se sentaron en el sofá.

Santiago les sirvió unas copas y siguió explicándome mientras ellas escuchaban atentas.

– Te decía que las chicas no suelen estar mucho tiempo. Cuando pagan sus deudas, algunas se ponen a trabajar, otras estudian y luego buscan trabajo y otras se casan, por cierto, la mayoría con clientes.
– Lo que me enorgullece – continuó -, lo que me hace sentir que el trabajo no ha sido en vano, es cuando aquellas que se marcharon vienen a visitarme al bar. Me cuentan como les va en sus nuevas vidas y me agradecen lo poco que les pude dar.

– ¿Poco? – dijo una de ellas – Nos das mucho. Nos sacaste del arrollo. Nos has presentado gente maravillosa y nos has permitido recuperar la dignidad. ¿Te parece poco?.
– Esta bien – dijo Santiago, levantándose – yo me voy a dormir. Chicas. Cuidar de nuestro invitado.

Me levanté y le estreché la mano. Luego, tras dar un beso a las chicas, fue a la puerta de entrada y salió del piso.

– ¿No vive aquí? – pregunté.
– No – me dijeron -. Hace tres años le regalamos un piso entre todas.

Estuve algo así como una hora charlando con aquellas mujeres encantadoras. Sonó el timbre un par de veces y conocí a dos hombres encantadores que, a poco rato de conversación, desaparecieron llevándose a una muchacha, a alguna de las habitaciones del piso.

Luego, una de las dos chicas restantes, se levantó. Me tomó la mano y me llevó a una habitación, de la que no salimos hasta la mañana siguiente, tras haber hablado, reído, llorado, amado y dormido.

Fue una noche mágica y detrás de ésta hubo muchas más.

Puede ser anónimo

13 Commentarios on "En el bar (final)"

avatar
Ordena por:   recientes | antiguos | most voted
Alexis
Guest

Tan solo decir que leer tu blog me fascina y me lleva a otro mundo. Es realmente bueno, muy bueno.

Sugar Dream
Guest

Escribes de maravilla Luiggi!!Me ha gustado mucho esta historia, a ver si te lee algún político y en lugar de multar a estas probres chicas les hecha una mano para que no se aprovechen de ellas los chulos, los maltratadores y las mafias.La regularización ayudaría a que dejase de ser un modo de enriquecimiento para la gente sin escrúpulos.

proserpina
Guest

Muestras un camino lleno de compasión y de justicia para esas chicas. Lástima que no haya mucha gente como Santiago.

Ludwig
Guest
Me alegra os haya gustado mi escrito.Respecto a lo que dices sobre los políticos, Sugar Dream, mucho me temo que es imposible. No estamos ejerciendo la verdadera democracia porqué nos dejamos gobernar y así nos va. Los políticos se aprovechan de nuestro pasotismo.Proserpina, eso no lo sabemos. Quizás esté empezando a haber “Santiagos” en las grandes ciudades sin que lo sepamos. Al fin y al cabo, la obra de Santiago es secreta y ha de serlo para que funcione.Incluso, por aquello de que soñar es bueno, quizás a raíz de este escrito empiecen a aparecer personas que se pongan a… Read more »
Anónimo
Guest

Bé, doncs continuo reiteren el que ja t’he dit a l’anterior missatge Ludwig: “ Es fonamental esbrinar les intencions de la persona amb qui parlen”. Es evident, que en aquesta segona part de la historia, troben un Santiago que ens sorprèn molt més que en la primera part. Una persona plena de generositat i comprensió, actuant envers uns valors i unes conviccions. Però, també és cert, que el nostre dubte sempre restarà, darrera de saber, si en aquell secret que se li va explicar en Paco, mai no hi va haver, cap altre intenció. Una Salutació. Beatriz.

Ludwig
Guest
No estoy muy de acuerdo contigo, Beatriz.La única intencionalidad que conozco es la mía. Conocer la ajena depende de que demos crédito a lo que nos dice nuestro interlocutor. Es un tema de confianza.Los humanos tenemos la gran suerte de que cuando recibimos palos, no por ello dejamos de dar nuestra confianza.Conste que tenemos pistas que nos hacen ver cómo es nuestro interlocutor:Su mirada, sus ojos son una buena pista.Otra pista es el cómo nos encontramos con esa persona.¿Nunca te ha pasado que estando con alguien te has descubierto totalmente distendida, a gusto con la otra persona?.Seguro que también te… Read more »
Anónimo
Guest

Sí Ludwig, ho saps…Però al cap i a la fi, dubtar és humà i de vegades fins i tot necessari. No obstant, i vist des d’aquesta perspectiva, potser no, potser no té gaire lògica dubtar. Beatriz.

Xavi
Guest
Lluís, aquesta vegada no estic d’acord amb tú. Sóc del parer de la Beatriz. Com deia a la primera part de l’escrit, has de saber triar el teu Santiago. Tots actuem d’una manera o una altra, depenent a qui tenim davant. El grau de confiança, distensió i empatia, dependrà molt de la teva manera de ser. Evidentment, tú Lluís, ets molt generós i confiat, quelcom que et caracteritza i et dóna valor afegit. Ara bé, hi ha persones que ens estimem més, primer veure quin pot ser el propòsit de l’interlocutor. Potser experiències anteriors ens condicionen. Quan no hi hi… Read more »
Piulet
Guest

¡Buena segunda parte! (en línea con la primera). Una lectura amena con fondo social. Me ha gustado también el debate suscitado y comparto la idea de la necesaria (urgente) legalización.Adelante con el blog, disfruto leyéndolo. Saludos.

Ludwig
Guest
Xavi. Una de las cosas que la vida me ha enseñado es que nuestro estado de ánimo nos hace cambiar de “frecuencia”.Nuestra frecuencia hace que se nos aproxime gente que está en nuestra “longitud de onda”.Eso nos facilita las cosas, ¿no crees?.Creo que el tiempo, con según quién, es necesario para conocer a alguien, cuando el diálogo entre ambos no se establece con el corazón.Sin embargo estoy convencido de que hay “algo” en nosotros que nos dice cómo es la otra persona.Recuerdo que hace años, le seguí la pista a una persona, preguntándome por qué no lo dejaba, dado que… Read more »
Anónimo
Guest
Luis, ha sido bonito leerte. Gracias Oscar por darme la dirección del blog. También te diré que muy duro en algunos momentos, por el paralelismo de las situaciones. Me encantaría poder decirte muchas cosas, pero todas se reducen a una: escribe, escribes de vicio, pero no dejes más que los problemas del trabajo te consuman. Me dirás que no es así… eso decía yo también, y he tenido que pagar un precio demasiado alto (como tantos otros).Si sigues en “la multinacional”, asúmelo y aplica “ver, oir y callar”, caso contrario “vete”, pero deja de obcecarte con seres ridículos que no… Read more »
Ludwig
Guest
Me ha encantado, Glauka, tu aparición. No te tomes demasiado en serio mis escritos. Los hay que tienen parte autobiográfica,los hay que no, los hay recientes y los hay muy antiguos.Lo que has de tener claro es que si siguiera sufriendo dolor por mi situación, este blog no existiría, ya que me prometí no publicar hasta que no estuviera fuera, en otra perspectiva menos subjetiva.En concreto “en el bar”, no es otra cosa que un cuento. Mi intención era crear una situación y hacer una reflexión.Si tuviera que buscar rasgos autobiográficos en mis personajes, casi te diría que me parezco… Read more »
tai
Guest
¿Cómo puede alguien no tomar en serio unos escritos así?. Me sigues conmoviendo Luis.Con respecto al trabajo, creo que ya amprendiste la lección y que toda la energia y el corazón que pones cada día, va dejando huella en el resto de compañeros, aunque te recuerdo lo que un día me dijiste: “no siempre vas a ver los resultados. No te crees espectativas”.Es igual, la semilla ya está plantada y seguro que algún día germinará o no, eso no es lo importante. Lo realmente importante, es no dejar de luchar por lo que creemos. Y creo que la muestra de… Read more »