Conversaciones en el hoyo 19: el camarero

— ¡Vaya mierda de jornada! — dijo Bronchales, completamente indignado. Su ropa, como la de sus compañeros estaba completamente mojada, tras una jornada en la que no había parado de lloviznar —. No había forma de hacer rodar la bola por la calle.
— En estos casos, lo que hay que hacer es impedir que ruede, haciéndola volar — contestó Pascual, añadiendo: — hoy era el día de los globos. Había que olvidarse de hacer chips y hacer pitch.
— Nunca he sabido la diferencia que hay entre ellos.
— Para mí, el chip es un golpe en el que no doblas la muñeca: la bola vuela un tercio del recorrido y rueda los dos tercios restantes — explicó Santiago —. Con el pitch doblas la muñeca y la enderezas al golpear la bola, todo eso, abriendo la cara del palo previamente. Así la bola vuela casi todo su recorrido.

El camarero trajo y dejó las bebidas y los platos con el aperitivo sobre la mesa. Bronchales se quedó mirando la cara de éste.
— ¿De qué te conozco? — le dijo.
El chico levantó la mirada y miró a los ojos a Bronchales. Luego sonrió y contestó:
— He trabajado en la Innombrable, como usted. En mi caso, a las órdenes de Felisa, como técnico de sistemas.
— Creo que ya te recuerdo. Eras el mejor de tu departamento. Tenías por delante un buen futuro y un día decidiste marcharte de la empresa. ¿Qué pasó?.
— Bueno, trabajar en el departamento de Felisa era como hacerlo en una jaula de grillos. Todo estaba montado a salto de mata. No había ninguna planificación. Rara era la noche que no me llamaran para solucionar algún problema. Al final decidí que era más importante mi familia que un sueldo que me obligaba a trabajar dieciséis horas al día. Y aquí estoy: trabajando de camarero en el bar de un golf y saliendo al campo al terminar mi jornada. Eso, para mí, es calidad de vida.
— Recuerdo a Felisa — dijo Pascual —. Como psicólogo tuve que tratar a mucha gente de su departamento y todos ellos presentaban síntomas de ansiedad, depresiones ó cuadros similares. También la traté a ella, sin conseguir el menor resultado. Incluso te pedí — dijo dirigiéndose a Bronchales — que la echaras o que la ascendieras a algún cargo en el que no tuviera personal a su cargo.
— Lo recuerdo — repuso Bronchales —. Pero no lo pude conseguir. Tenía muy buenos padrinos.

El camarero se retiró a la barra del bar, después de dedicarles una sonrisa.
— A este chico lo traté. Tenía problemas — dijo Santiago —. Ya sabéis que, además del bar, yo tenía un piso con “chicas”. Al parecer sufrió abusos por parte de un sacerdote cuando era niño. Cuando llegó era prácticamente impotente y una de mis chicas le ayudó a recuperarse. No fue labor de un día. Tardó meses en superar su problema. Y tú también lo trataste, Pascual — añadió mirando al psicólogo — aunque no puedes hablar de ello por la confidencialidad que existe entre médico y paciente.
— Es cierto. Lo traté. Recuerdo que quedó destrozado cuando el obispo de la diócesis cerró la investigación y se limitó a enviar al cura a otro lugar, por cierto, al pueblo al que pertenece este golf — explicó Pascual.

— Y el año pasado, encontraron al sacerdote muerto – de un disparo en sus genitales – dentro de la iglesia. Murió desangrado. —continuó Pascual —. Con una nota manuscrita en la que se declaraba culpable de un montón de abusos a niños.
— Lo recuerdo. Salió en la prensa — dijo Bronchales —. Pero no vayamos a pensar que se lo cargó el camarero… Es cierto que ambos vivían en el mismo pueblo pero no es mas que una casualidad.
— ¿Tú crees que alguien en sus cabales elegiría para vivir el mismo pueblo en el que estaba el cura que convirtió su infancia en un infierno? — inquirió Santiago.
— Quizás no tuvo muchas ofertas para elegir un trabajo y sólo encontró la del golf… — apuntó Bronchales.
— Mirad. Algo en mi fuero interno me dice que fue este chico — dijo Santiago.
— Le dispararon con una escopeta de caza. De las de cartuchos. De esas que disparan unos ochenta perdigones — aclaró Pascual —. El cura salía a cazar y su escopeta estaba en la sacristía. Fue la que utilizó el asesino. Ah. Por cierto. A la hora del crimen, el camarero estaba en mi consulta. En la ciudad, lejos del pueblo.
— Entonces no tuvo nada que ver con el asesinato.
— A no ser que el médico que practicó la autopsia se equivocara con la hora de la muerte — insinuó Santiago.
— Claro. La hora de una muerte se establece en función de cuando aparece el rigor mortis y depende de la temperatura ambiente, que influye también en el tiempo de enfriamiento del cuerpo, que es básico para establecer la hora del asesinato.

— Recuerdo a ese cura. Lo veía en la subasta de pescado, al lado del puerto — explicó Santiago —. Cada martes yo iba a comprar para el bar y veía a ese cura, quien por cierto compraba mucho pescado. Debía comprar para todo el mes.
— ¡Escuchad!. Suenan las campanas — dijo Bronchales —. Ya son las doce. Tengo que irme.
— Para mí las campanas no son otra cosa que un aviso — dijo Pascual, riendo —: “Cuidado, pederastas sueltos”.

— Tengo una teoría sobre la muerte del cura — dijo triunfante Santiago — Si ese cura compraba tanto pescado, debía congelarlo. Luego, tenía un buen congelador. De lo que se deduce que es posible que el asesino enfriara el cuerpo en ese congelador. Horas después lo sacó y lo dejó en el suelo para que lo encontraran. El forense hizo sus cálculos y estableció una hora errónea. Entonces el posible asesino no pudo ser acusado, ya que a aquella hora estaba en la ciudad y tenía una coartada sólida.
— Quizás eso explique…— susurró Pascual — el hecho de que aquel día, en mi consulta, el camarero estuviera tan relajado, como si se hubiera librado de un gran peso.
— En fin — dijo Bronchales, levantándose —, me voy. Tengo que acompañar a mis nietos al mercadillo que hay en la plaza de los pederastas. Han de comprar un árbol de navidad. Por cierto, pago yo el aperitivo.
— ¿La plaza de los pederastas?.
— Bueno. La de la iglesia. Al fin y al cabo viene a ser lo mismo. ¡Feliz navidad!.
Pascual y Santiago se miraron.
— ¿Sabes Santiago?. Por una vez, creo en la justicia. A ese cura cabrón lo juzgará su dios y al camarero nadie. ¡Me encanta!.

Conversaciones en el hoyo 19: el político

—Menudo nivel estamos teniendo, gracias a Ernesto—comentó Pascual mientras esperaban al contrincante con el que habían jugado aquella mañana, ni mas ni menos que un político que en aquel momento estaba en el aseo—. ¡Que paciencia tiene con nosotros!. Y vaya paliza le hemos pegado a González. ¡Le hemos ganado los tres!.
—Y no sabes la satisfacción que me ha dado machacarle—dijo eufórico Bronchales—. No por el hecho de ganarle a alguien, ya sabéis que me importa un bledo. Ha sido por ganar a un puto político, un vendedor de humo, a un adicto a la mentira, a un vendedor de motos…
—Chis, ¡que viene!. Por cierto, vaya cara de mal rollo lleva, jajaja.

Manuel González se sentó en la silla vacía y bebió un largo trago de su cerveza.
—¿Cómo estás, Manuel?. ¿Crees que podrás soportar la derrota?—Bronchales estaba disfrutando con la situación. Le encantaba ver como Pascual y Santiago hacían esfuerzos para no soltar la carcajada.
—Bueno. Es peor la derrota en unas elecciones—repuso el político.
—Si. Un salto de rana en unas elecciones ha de ser terrible—rió Santiago con mala leche—menos mal que nuestra democracia “con so li dada” lo aguanta todo—dijo con retintín.
—Claro—contestó el político, ignorando ó haciendo ver que ignoraba la puya de Santiago.

—Eso es lo hermoso de esa democracia que nos “hemos dado todos”—siguió Santiago con sorna—. Cuando el pueblo – que es poder – quiere algo, lo dice y el gobierno de turno obedece ese mandato sin rechistar… ¡ah! ¡no!. Que no va así. Para que el pueblo consiga algo ha de salir a la calle y, con un poco de suerte, a los seis meses de estar saliendo a manifestarse, puede que el gobierno obedezca el mandato. O puede que no. Me encanta la democracia consolidada.
—Siempre se puede proponer una iniciativa a base de recoger firmas. Luego se tramita por la cámara de diputados y…
—Y se llevan esas hojas repletas de firmas a los lavabos para que los señores diputados se puedan limpiar el trasero con ellas—interrumpió Santiago.
—Si eso falla, siempre puede buscar en los partidos, a uno que tenga en su programa esa iniciativa y votarlo—dijo el político.
—Exacto—respondió Pascual—. Luego, como está de moda hoy en día, el programa del partido es llevado a los lavabos de la Moncloa para que el gobierno lo utilice como papel higiénico.
—Hombre. Hay que tener en cuenta las circunstancias. Algunas veces no puede llevarse a cabo un punto del programa porqué las circunstancias no lo permiten.
—Y supongo, ese cambio de las circunstancias no se había dado en la campaña electoral. Al parecer las circunstancias tienen vida propia y cambian al día siguiente de las elecciones.
—Hombre, no es así. Muchas veces se cumplen los programas.

—Y yo me pregunto qué clase de democracia es esa que no permite a los catalanes votar sobre su futuro—terció Pascual.
—Bueno. La constitución no lo permite—se defendió el político.
—Entonces permitirás que me haga la siguiente pregunta—añadió Pascual—:¿qué mierda de constitución es esa que no permite que los catalanes ejerzan su derecho de votar lo que quieren hacer?. Y añado: ¿nuestra constitución es democrática?. Yo lo dudo.
—Tenemos una constitución al nivel de la inglesa, francesa…
—Ya tenía que salir la comparación con otros países—cortó Bronchales—, cuando no sabes contestar a la pregunta sobre si nuestra constitución es democrática.
—Claro que lo es. La votaron todos los españoles.
—Pero no permite votar a los catalanes… ¿Es eso democracia?.
—Eso por no hablar de la separación de poderes, que no existe—dijo Pascual—. Ni siquiera se cumple aquello de la igualdad.

—¿Cómo que no hay igualdad?—protestó el político.
—Que se lo pregunten a ese tarado mental que tenemos como jefe del estado, que está por encima de las leyes ó a ese puñado de políticos corruptos que no hay forma de meter en la cárcel, o a esa ley electoral que permite que un votante de un pueblito extremeño tenga mas valor que el de un habitante de Madrid. ¿Sigo?.
—Vosotros sabéis que los políticos estamos en ello y poco a poco vamos resolviendo esos problemas. Pero esas cosas llevan tiempo.
—Desde luego que llevan tiempo, No hay mas que ver que en ninguno de los programas de todos los partidos políticos aparece nada de lo que he mencionado—repuso Pascual, indignado—quizás dentro de un par de siglos abordéis alguno de estos temas.

—Dejarme que os diga algo y a ver si os enteráis de una vez—dijo el político para zanjar el tema—. Mi trabajo es hacer política y eso en un partido significa lo siguiente: un partido político es una empresa como cualquier otra y si quieres mantener el empleo has de hacer lo que te dice el jefe. Y has de decir lo que pone el argumentario que te pasan tus superiores. En el congreso se ha de votar lo que ellos dicen que votes. Has de llevarte bien con tus compañeros ya que si desprecias al pelota que le lame el trasero a tu jefe, cualquier día lo pueden ascender y tu acabas cayendo en desgracia. Eso es así. Aquí y en cualquier otro país del mundo. La única diferencia entre los partidos políticos del mundo es el nivel de estupidez de sus dirigentes, que es elevado en la mayoría de los casos. Y, es cierto: la democracia no existe en ningún país y en el nuestro menos aún. Pero es lo que hay y eso no va a cambiar porqué las empresas que se dedican a la política -los partidos- están para obtener beneficios de los ciudadanos y aparentar que se hace algo por ellos. Y nada mas.

—¡Al fin alguien que dice la verdad!—aplaudió Bronchales—. Deduciendo un poco, lo de la moción de censura que cambió el gobierno, no era otra cosa que una escenificación.
—Está claro. Se trataba de salvar al bipartidismo y la oposición se estaba hundiendo cada vez mas. Desde el cambio de gobierno, los socialistas…
—Por favor, no insultes al socialismo. Tienen de socialistas lo que yo de bombero—puntualizó Pascual.
—Está bien. Corrijo. Decía que el nuevo gobierno, de estar hundido antes de la moción de censura, es ahora la primera fuerza en intención de voto. Todo es una escenificación. Hay que repartir las ganancias y perpetuar la situación. Todos los partidos roban una buena parte del erario público. Ha sido siempre así. Al fin y al cabo es uno de los objetivos de las diferentes empresas-partidos que conforman este país. Así cuando les pillan, se protegen unos a otros. Y la prensa no pilla mas del cinco por ciento de esos robos, que luego son paralizados en los tribunales, años y años.

—Maravilloso el mundo en el que vivimos—susurró Pascual.
—Desde luego. ¡Menudo trago de realidad acabamos de tomar!—suspiró Santiago.
—No hace falta que os diga que yo no os he explicado nada—dijo el político—. Si alguien hace correr la voz, me quedo sin empleo.
—Tranquilo. No diremos nada—puntualizó Bronchales—,siempre y cuando cumplas con una condición: que vuelvas a jugar al golf con nosotros algún día. Nos encanta machacarte.
—¡Que cabrones sois—dijo el político riendo—. Aunque he de reconocer que me ha encantado jugar y perder con vosotros. Por mi parte, de acuerdo

Conversaciones en el hoyo 19: el pro.

Una vez mas, sentados en la terraza de la casa club del golf. Esta vez eran cuatro. Acababan de jugar un pro-am y los tres amigos habían decidido invitar a una cerveza a su contrincante profesional. Como su nombre indica, un pro-am es una salida al campo en la que juegan amateurs junto a un profesional. En este caso, el profesional era Ernesto Padilla, la gran promesa del golf, campeón de varios campeonatos internacionales, entre ellos dos Masters.
—Muchas gracias por jugar con nosotros—agradeció Bronchales—. Sobre todo, por tu paciencia.
—No hay de qué—respondió Ernesto—. Me lo he pasado muy bien. Sois muy buena gente.
—¿Puedo hacerte una pregunta?—dijo Pascual.
—Sospecho cual será. Adelante. Dispara.
—¿Por qué dejaste de competir?.
—He acertado con la pregunta—repuso Ernesto—. Sabía que sería ésta. La versión resumida de la respuesta es porqué ya había ganado dinero suficiente para el resto de mi vida.

—¿Y la respuesta extendida?—preguntó Santiago.
—Esa te va a costar otra cerveza—contestó haciéndole un guiño a Santiago, que se giró hacia la barra del bar e hizo una señal al camarero—. La verdad es que estaba harto. No sabéis lo jodido que es tener que jugar casi todas las semanas del año. Tu físico se resiente, has de viajar sin parar, has de acceder a todas las entrevistas que quieran hacerte, con una sonrisa. Eso durante años y mas años. Con el tiempo pierdes la afición ya que cada swing que haces tiene un precio. Quizás por eso me lo he pasado tan bien con vosotros: porqué hemos charlado, nos hemos reído. En un Máster no puedes hablar con la persona que juega contigo, ya que éste está concentradísimo y tu has de concentrarte también. Sabes que si en un campeonato no sales en la televisión, vas a perder dinero y eso significa que has de estar entre los diez primeros si quieres que las cámaras se fijen en ti y así tus sponsors sigan pagando. Eso no es golf. ¿Os canso con lo que os cuento?.

—En absoluto. Sigue.
—También estaba harto de tener que llevar mi ropa llena de escudos y logotipos de marcas diferentes, de tener que jugar con el material que me hacían llevar. Con lo a gusto que estaba con mis palos de siempre que, por cierto son los que he llevado hoy. Resumiendo: estoy harto de tener que ser el mejor.
—Estoy de acuerdo contigo—dijo Pascual—. Nuestra sociedad quiere únicamente triunfadores. Son las únicas personas a las que valora. Yo todavía me sorprendo cuando veo a Nadal en una pista de tenis. Va de lesión en lesión, debido al machaque de todos los años que lleva jugando y el tío sigue jugando. Y que pena de tenis el de ahora. Ahora gana quien tiene el saque mas potente y poco mas. Antes había jugadas bonitas. Quizás por eso sólo veo partidos femeninos en los que juega mas el cerebro que lo físico.
—Pues te habrás dado cuenta—añadió Bronchales—de que las mujeres tenistas se pintan los ojos para jugar los partidos.
—Imposición de las marcas e incluso de los organizadores de los torneos—dijo Ernesto—así como todo ese lenguaje no verbal que los entrenadores obligan a hacer a los jugadores: esos puños cerrados tras ganar un punto con expresión de ser el mas macho o la mejor hembra de la manada…
—Hace años, los jugadores aplaudían las jugadas buenas de sus contrincantes. Ahora todo es espectáculo. Ya no es ni deporte—añadió Ernesto—. Fijaros en Jon Rahm. Es un buen jugador de golf y sin embargo no le dejan ser tal como es. Ya no puede cagarse en todo cuando falla un tiro, o tirar el palo al suelo. Ha de ser tal como los demás quieren que sea: nosotros te pagamos, tú haces lo que te digamos.

—Ya ves, Ernesto que estamos de acuerdo contigo.
—Eso merece otra jornada en la que podamos jugar de nuevo los cuatro. Propongo juguemos los cuatro una vez al mes—propuso Ernesto y además añadió—sin pagar un euro por jugar conmigo.
—¿Lo dices en serio?—preguntó Pascual, emocionado.
—Desde luego. Tengo unas inmensas ganas de disfrutar de la sensación de un buen swing, de un buen aproach, de un buen putt, sin importarme para nada si gano o pierdo. El deporte es eso: un conjunto de movimientos que te provocan una buena sensación, independientemente de si ganas o pierdes. Me encanta cometer un error para luego ponerme a prueba con el siguiente golpe: el reto de solucionar el error. Y eso no lo he experimentado hasta hoy— sonrió—. Bueno, también antes de ser profesional jugaba así. Pero ni me acordaba.
—Por mi parte no hay problema. Al contrario—dijo Pascual.
—Ni por el mío. Me encantará—añadió Santiago.
—¿Dónde hay que firmar?—preguntó riendo Bronchales.