Conversaciones interactivas por confinamiento: el coronavirus

—¡Hola a todos!—saludó Santiago al monitor de su ordenador en el que se veían los rostros de Pascual e Inés—. Sospecho que falta alguien por aparecer.
—Ni aparecerá—indicó Inés—. Juan está en su casa como pez en el agua, disfrutando del hecho de no tener que ver a nadie. Al fin y al cabo es un sociópata y como mejor está es sin ver a nadie.
—Lástima. Me gusta escucharlo—dijo Pascual—. Siempre es agradable conocer sus opiniones. Tiene la cabeza muy ordenada y ha leído un montón.
—Bueno. Pues ahora debe estar disfrutando alguna ópera de Wagner y leyendo algún ensayo, si no está jugando a algún juego por ordenador—explicó Inés, algo triste al pensar que tardaría tiempo en volver a verle.
—Me cuesta pensar que tardaremos en poder volver a jugar a golf—dijo Santiago, cambiando de tema—. Perderemos lo mucho que hemos ganado hasta ahora.
—Eso no se olvida, Santiago—le contestó Pascual—. Es como montar en bici ó conducir un coche.


—Bueno. Me gustaría continuar con lo que hablamos la semana pasada, sobre el coronavirus—dijo Inés y añadió:—dijimos que quizás la gente empiece a mejorar su higiene.
—No lo creo—dijo Santiago—. Esta mañana, yendo a hacer la compra, parado en un semáforo, se me ha ocurrido mirar por el retrovisor y el tío del coche de detrás estaba hurgándose las narices con verdadero ahínco. La gente no cambia. Mucho ponerse mascarillas, pero siguen siendo unos guarros.
—Pero supongo habrá algo positivo en esta crisis—protestó Inés.
—Pues mira—contestó Pascual—. De momento ha servido para que no tengamos que tragarnos las sandeces de los políticos infectados. También para descubrir que la privatización de la sanidad es una mierda que ahora estamos pagando. Y también para que no veamos la televisión ya que sólo hablan de este tema.
—Será en tu caso. Hoy he leído en la prensa que el ochenta por ciento de la gente está viendo cinco horas de televisión diarias—dijo Inés.
—Pues mira que hay alternativas para no perder el tiempo de esta forma—repuso Santiago.
—Todas las que quieras. Pero este país es así y la gente no se plantea la posibilidad de aprovechar para hacer algo que requiera disciplina—dijo Inés—. ¿Qué hacéis vosotros estos días?.


—Yo he empezado un curso de solfeo y me están volviendo loco los tresillos y los puntillos—contestó Santiago—. Ahora que domino las notas y los silencios se me hace difícil llevar el ritmo con estas alteraciones. Pero bueno. El que la sigue, la consigue.
—Yo estoy visitando el montón de pinacotecas que permiten las visitas online—dijo Pascual.
—Y yo estoy leyendo cuatro libros a la vez—añadió Inés—. Más que nada porque leer el mismo libro todo el día, te acaba cansando y así alterno ensayos con novelas policíacas, humor y alguna biografía interesante—lanzó una sonrisa irónica—. También limpio la casa, con la ayuda de Beethoven.
—¿Tu perro?.
—No. Escucho música de Beethoven. Es fantástica.

—Todos limpiamos la casa—dijo Pascual—. Pero además cada día me dedico a una única habitación que dejo impecable, me lleve las horas que me lleve. Aunque, lo de escuchar música mientras lo hago, suena muy bien.
—Me gusta la idea de habitación a fondo cada día—exclamó Inés—. Creo que voy a hacer lo mismo.
—Menos mal que el rey ha hablado y su discurso ha sido muy bien recibido por el pueblo—dijo Pascual con un toque de ironía, sabiendo que Santiago se mosquearía.
—¿El rey?—contestó Santiago encendido—. A ese tío lo que hay que hacer es enviarlo en visita oficial a alguno de los países de sus amigos y cuando esté allí, retirarle el pasaporte para que no vuelva. Y luego enviarle al resto de su familia. Seguro que sus amigos los cuidan.
—¡Brindo por ello!—Inés levantó su vaso de cerveza y bebió un trago, a la vez que sus amigos lo hacían también.


—Dejando a un lado las historias medievales me gustaría decir que estoy sorprendido con los chinos—dijo Pascual—. Es curioso como en poco tiempo, se han hecho con el respeto de los demás países. Lo que nunca han conseguido los Estados Unidos, a pesar de haber «llevado la democracia» al resto del mundo.
—Estoy de acuerdo contigo—afirmó Inés—. En esta crisis están demostrando verdadera solidaridad hacia el resto del mundo. Sus ayudas no paran de llegar.
—Ah. La eterna lucha del compañero abusón y el que es bueno y solidario—dijo Santiago—. Siempre acaba ganando el segundo. Por lo menos en el cole era así.
—En Estados Unidos, deberían poner la serie «El ala oeste de La Casa Blanca» en los colegios—apuntó Pascual—.Quizás así cambiarían de actitud y serían menos arrogantes.
—Incluso cerrarían Guantánamo—dijo Inés riendo—. Y dejarían de proteger a las farmacéuticas que bloquean los adelantos médicos que benefician al mundo.
—Hasta puede que retiraran las acusaciones a Snowden y Assange.
—Y tal vez cerraran la CIA.
—O eliminaran la venta de armas…
—O condenarían a los policías que asesinan a la gente de color.
—Incluso dejarían de apoyar al gobierno genocida de Israel.
—Eso, eso, seguir soñando—dijo Pascual riendo—. Eso no lo veremos nunca.

guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments