Conversaciones en el hoyo 19: gámbito de dama

—Me encanta este club de golf—dijo Pascual emocionado.
—Será porqué has tenido un juego redondo—le contestó Inés, riendo.
—Ayer estuve viendo por la televisión un campeonato y me fijé en cómo hacían el swing los profesionales—explicó Pascual—. Teníais que haberme visto. Cada swing que hacían yo cogía un palo e intentaba imitarlo. Acabé agotado, pero aprendí mucho.
—En la mesa de al lado hay un tablero de ajedrez—dijo Santiago—. ¿Le apetece a alguien hacer una partida?.
—Me apunto—dijo Juan, levantándose, cogiendo el tablero y poniéndolo en la mesa—. Soy republicano y la verdad es que me encanta ver como acaban con un rey.


Tras poner las piezas en el tablero, Juan escondió un peon de cada color en sus manos, las puso detrás suyo, los cambió varias veces de mano y presentó los puños a su contrincante. Santiago eligió la mano izquierda y le tocó jugar con blancas. Tras poner los peones en su lugar, Santiago adelantó el peón de dama.
—Sospecho que habéis visto la serie de televisión—dijo Inés.
—Yo si que la he visto—dijo Santiago mientras movía su caballo—. Me gustó bastante.
—Yo también la he visto—Juan sacó el álfil—. Lo que me sorprende es el auge del ajedrez que ha provocado esta serie.
—El ser humano es altamente influenciable—explicó Pascual—. Un libro, una película, cualquier cosa es capaz de cambiarle la vida a uno.


—Recuerdo que uno de los factores que me impulsaron a estudiar medicina fue un libro—dijo Inés—. No me acuerdo del autor pero se llamaba “No serás un extraño”. Viví con Lucas, el protagonista, su dura trayectoria para ser médico y luego al ejercer como tal. Un muy hermoso libro. Os lo recomiendo.
—A mi me influyó un antropólogo para estudiar psicología—explicó Pascual—. Un tal Carlos Castaneda.
—Pero Castaneda hablaba en sus libros de magia, de realidades paralelas…—protestó Juan mientras veía como Santiago capturaba la única torre que le quedaba.
—Y de drogas. El humito, el peyote—contestó Pascual—. Sustancias que alteran la percepción de la realidad. Aldous Huxley escribió un estudio sobre la mescalina (el peyote de Castaneda). Todo eso me impulsó a estudiar la mente humana. Luego, una vez acabada la carrera, descubrí el mal uso de la psicología: la publicidad, la gestión del personal de las grandes empresas, las campañas políticas e incluso el cine. Desgraciadamente tenía que vivir y no tuve más remedio que trabajar en alguna empresa como la Innombrable, gran manipuladora de su personal, con verdaderos psicópatas de manual entre su personal. Por suerte, cuando conseguí que mi consultorio psicológico funcionara, pude mandar a la mierda a la multinacional.


—Yo no sabría decir cuales fueron mis influencias—dijo Juan, mientras veía como las piezas de Santiago iban arrinconando a su rey—. Quizás dos autores tan opuestos como Karl Marx y Ayn Rand. Como sabéis Rand es figura de culto del liberalismo y aún así me gustan sus libros. Yo diría que el equilibrio de los dos pensamientos es lo óptimo para el futuro del planeta.
—Yo no tengo muchas influencias que pueda verbalizar—explicó Santiago—. Tal vez la gente con la que hablaba en el bar, de todo tipo y condición, desde los jefes y empleados de la Innombrable hasta los indigentes que entraban en el bar ó incluso las chicas a las que ayudé a dejar la prostitución… Todos ellos me enseñaron algo. Por cierto, jaque ma… ¿Donde esta tu rey, Juan?.
—Lo he enviado a los países árabes—le contestó Juan riendo—. Era su única escapatoria. Muy buena partida, Santiago—le estrechó la mano—. Me has ganado con mucha solvencia.

Conversaciones interactivas por confinamiento: obsolescencia

—Hola muchachos—saludó Inés desde su monitor—. Volvemos a estar en casa confinados sin posibilidad de jugar al golf. ¿Cómo os va?.
—Yo estoy dando largos paseos para no perder la forma—contestó Santiago.
—Y yo—dijeron Pascual y Juan al unísono.
—Me he comprado un reloj de esos que te cuentan los quilómetros, te miden el pulso, reciben mensajes, etc, etc.—explicó Santiago.
—Uf—contestó Juan—. Esos relojes son la demostración extrema de la obsolescencia programada.


—¿Cómo?, ¿qué dices?—preguntó Santiago.
—Da gracias al cielo si tu reloj te dura diez años—le contestó Juan, riendo—. Dentro de cinco años ya no encontrarás actualizaciones del sistema operativo, porqué los fabricantes habrán sacado nuevos modelos con muchas prestaciones más y ya no se acordarán de sus modelos antiguos. Además la batería se habrá ido deteriorando y cuando lleves el reloj a cambiarla descubrirás que te sale mas cara que los nuevos modelos de relojes. Así es como funciona el sistema.
—Quizás tengas razón, aunque exageras un poco—dijo Inés.
—Es posible que exagere—contestó Juan, mientras se arremangaba el brazo izquierdo y ponía delante de la cámara su reloj—. Tiene este cacharro cuarenta años en mi muñeca y funciona como el primer día. No lleva pilas, no hay que darle cuerda. Dentro lleva una maquinaria que es el resultado de cuarenta ó cincuenta años de investigación. No me indica lo que ando, ni mi situación en un mapa, ni recibo mensajes, ni correo. Pero cumple a la perfección su función de reloj. Cuando yo muera, el futuro propietario del reloj podrá seguir usándolo otro montón de años.


—Ah. Tiempos aquellos en que los electrodomésticos llevaban un fusible que saltaba cuando había una sobrecarga—dijo Pascual—. Ahora es imposible encontrar uno que lo lleve.
—Claro. Es preferible dejar que reviente por todos lados para hacerte cambiar el electrodoméstico entero—explicó Juan—. No sabéis la cantidad De Fuentes de alimentación de ordenadores que he tenido que cambiar, por no llevar fusibles.
—Es el mercado, amigo—rio Santiago—. Cuatro viejos obsoletos hablando de obsolescencia programada. Por cierto, Inés. ¿Cómo va tu presidencia en la comunidad de tu casa.


—De pena—contestó—. Voy descubriendo cosas. Resulta que cuando hay un siniestro, la compañía envía a un perito para que haga una valoración de los daños. Perito pagado por la aseguradora, por cierto. Éste hace su informe y lo entrega a la compañía, pero nunca al asegurado, escudándose en la ley de protección de datos. De esta manera el asegurado está en inferioridad y no puede reclamar por desconocer el informe del peritaje. Vamos. Un timo a todas luces, que les sirve a las compañías de seguros para evitar un montón de indemnizaciones.
—Maravilloso—se rio Juan—. Ahora puedo entender el porqué de que haya tantos políticos en los consejos de administración de las aseguradoras. ¿No se puede reclamar el informe pericial?.
—Si. A través del defensor del cliente—explicó Inés—. La ley obliga a que las aseguradoras tengan un defensor del cliente. Evidentemente, como dicho defensor está a sueldo de la compañía de seguros, sus fallos suelen ser normalmente, a favor de la aseguradora.
—Todo atado y bien atado…

Conversaciones en el hoyo 19: Egos

—El día que me funciona el swing no me funciona el putt—dijo irritado Juan.
—Ya sabes: “en el swing está la gloria, en el putt la victoria”—le contestó Santiago riendo.
—Y aún sin un buen putt nos has ganado a todos—añadió Inés—. A pesar de no haber pateado bien no has hecho mas de dos putts por green.
—¿Os habéis enterado de que los policías han protestado porqué les obligan a tener el bachillerato para poder ascender?—comentó Pascual.
—¡Pobres!—dijo Juan con ironía, llevándose el dorso de la mano a la frente—. Pensar que para sacudir a la gente se tenga que saber leer y escribir, además de saber contar hasta diez… Si el resto de delincuentes tuvieran que tener también el bachillerato, estoy seguro de que se reducirían los delitos. Casi me dan más pena que los militares en un desfile. El montón de horas que sus mandos les hacen ensayar para luego desfilar delante de las autoridades es vergonzoso.


—Estoy de acuerdo—repuso Pascual—. Me recuerda a la esclavitud. Si tenemos en cuenta que todas las empresas abusan de su personal, lo del ejército es muy descarado. Incluso vergonzoso. Que tengan que formar la guardia cada vez que llega un general al cuartel es de total sumisión. Esclavitud al fin y al cabo.
—Esperemos que no se extienda al mundo de la empresa—dijo Santiago—. Sólo faltaría que en la Innombrable hicieran desfilar al personal, cada vez que llegara el CEO.
—No será por ganas—opinó Pascual—. Si algo detecté en las empresas en las que he trabajado, es el inmenso ego de sus mandos. En la Innombrable tienen dos sistemas para atender al personal cuando reportan un problema informático: si se trata de empleados normales, que se apañen, buscando la solución en una base de datos de incidencias. Si se trata de jefes, a los dos minutos tienen a un informático en su despacho.


—Uf. Yo podría escribir un libro sobre esos abusos de poder de la Innombrable. Cuando los empleados venían al bar, con un par de cervezas largaban de todo y yo los oía desde la barra—explicó Santiago.
—¿Y no lo denunciaban?—preguntó Inés.
—¿Y jugarte el empleo si lo haces?—contestó Juan—. No llegan a los niveles del ejército donde denunciar a un superior implica arresto inmediato para el denunciante, pero cuando dependes de tu sueldo lo mejor es callarte.
—Me recuerda algo que me contó un empleado de la Innombrable—explicó Pascual—. Un empleado jovencito, bastante gamberro, muy irrespetuoso pero muy cachondo anunció que se iba a casar. El comentario de su jefe, cuando se enteró fue: “ya lo tenemos”. Y tenía razón. Con los meses ese empleado fue integrándose en el sistema para convertirse en uno mas. Una hipoteca, esposa, coche e hijos te hacen apreciar tu empleo, por malo que sea y a soportar cualquier abuso de tus superiores.
—País…
—No lo creas, Inés—dijo Pascual—. Eso pasa en todo el mundo. No hay países en los cuales no se abuse de la gente. Quizás los países nórdicos sean un poco más civilizados.
—Eso me recuerda algo que leí en twitter el otro día—explicó Juan—. La cosa, decía, consiste en declarar la guerra a Noruega. Dejar pasar un par de días y luego ir a la embajada Noruega y presentar la rendición total. Así formaríamos parte de un país civilizado y obtendríamos una sociedad con las mismas ventajas que los habitantes de Noruega.