La selección del nuevo empleado

Cuando creíamos que teníamos todas las respuestas, de pronto, cambiaron todas las preguntas. (Mario Benedetti).

Pascual, psicólogo, abrió el sobre que le había entregado la secretaria. El resultado del PET era concluyente. Presentaba un índice de dopamina exageradamente superior al de la gente normal.

Ramona, la jefa de personal de la Inombrable, estaba con el ceño fruncido. No podía entender que el psicólogo hubiera hecho una prueba tan cara a un simple aspirante a entrar en la empresa. Eso estaba fuera del protocolo habitual.

– Ya me dirá para qué ha servido el análisis que pidió para el señor Ramírez – dijo enojada.
– Para mi es la confirmación de una sospecha que hace tiempo rondaba por mi cabeza. El hombre en cuestión es un psicópata.

– ¿Qué me está diciendo?. ¡Pero si es un tipo encantador!.
– Ese fue el primer rasgo que me hizo pensar en ello. Los psicópatas son por lo general, personas que, a simple vista son encantadoras y con un poder de seducción fuera de lo corriente. Su inteligencia, con frecuencia es superior al nivel medio.

– Entonces, una persona así puede servir para el cargo que ofrecemos, ¿no?.
– Según se mire – dijo Pascual -. Si lo que quiere es una persona que carece totalmente de empatía, que miente sin parar, que es totalmente egocéntrico, que carece de emociones, que es un perfecto irresponsable en sus obligaciones, que manipula a los demás, a quienes considera meros objetos para conseguir sus objetivos, usted verá lo que hace. Particularmente yo me alejaría de ese tipo de gente.
– No lo acabo de entender – dijo Ramona -. Se trata de una persona que parece muy emotiva y cercana…

– Carece de emociones y de empatía. Todo lo que usted ha visto en él, que le ha gustado, no es otra cosa que una impecable actuación. Esa gente tiene una gran facilidad para actuar y demostrar aquello de lo que carecen. Son expertos en la manipulación, ya que tienen una especial habilidad para clasificar a las personas y encontrar en ellas algún punto flaco en su personalidad.
– No puedo creer eso que me está diciendo, señor Pascual – dijo Ramona -. Yo pensaba que los psicópatas son los asesinos en serie.

– Muchos lo son. Sin embargo un uno por ciento de la población son psicópatas. Y entre ellos, la mayoría son gente que lleva una vida normal, eso si, destrozando la vida de las personas con quienes se relacionan. Se trata de sujetos que por lo general, han sufrido en su infancia y que, en parte debido a ello, se han creado sus propias normas que con frecuencia, contradicen las normas sociales. De ahí que cuando hacen alguna cosa mala no tienen el menor sentimiento de culpa, ya que lo único que les importa es no contravenir sus propias normas.

– ¿Son antisociales, pues?.
– Si. Tengo por casa las grabaciones que hizo una víctima de su jefe psicópata. Durante años estuvo llevando un reloj que grababa todas las conversaciones que tenía con su jefe y todavía me sorprende la gran cantidad de maldades que era capaz de hacer aquel hombre sin necesidad de recurrir a la violencia física. Mi paciente, la víctima, estuvo años siguiendo tratamiento para recobrarse de lo que le hizo aquel hombre. Aún hoy, cuando escucha ciertas grabaciones, sigue alterándose.

– ¿Tiene curación la psicopatía? – preguntó Ramona.
– No. Por lo menos, que yo sepa. Hay tratamientos experimentales, pero sin garantía de curación y que además, en algunos casos, peligrosos. Ya me gustaría que con reducir la dopamina se pudiera curar la psicopatía.
– ¿Dopamina?.
– Si. Precisamente es el índice de dopamina lo que he buscado en el análisis. Se trata de un indicador que se asocia a la recompensa. Es una sustancia que libera el cerebro y estimula las expectativas de recompensa del sujeto al hacer determinada acción. En los psicópatas esa posibilidad de premio les estimula de tal forma que desatienden todo lo demás.
– Es terrorífico todo lo que me ha contado – dijo Ramona -. ¿Que hago con Ramírez?.
– Todo menos dejarle entrar en la empresa – contestó Pascual, mientras entregaba el análisis a Ramona -. Siempre podrá dedicarse a la política, convertirse en soldado, policía antidisturbios, espía… Lo que tengo claro es que nunca hay que estar cerca de un psicópata y si por razones de trabajo no hay más remedio que tratar con él, que el trato sea mínimo y sin darle ninguna confianza.

Aquella noche, Ramona tuvo problemas para dormir. Cuando al final consiguió relajarse, cayó en un sueño profundo.
Tres horas más tarde el despertador empezó a sonar.
Cuando llegó a su despacho, una idea había tomado forma en su cerebro.
– ¿Dónde he visto ese papel? – iba diciéndose a si misma.
Abrió el armario de los expedientes de personal “relevante”, que por razones de seguridad estaban en su despacho.
Empezó a abrir carpetas y a pasar hojas.
Una hora más tarde apareció la hoja que buscaba. En su día, cuando vio aquella hoja en un expediente, no supo qué era ni lo que hacía en aquella carpeta.
Sacó la hoja y se la llevó a la mesa. La comparó con la hoja que le había dado Pascual y cuando leyó los números que hacían referencia a los índices de dopamina, empezó a reir de forma incontrolada, hasta que sus ojos se llenaron de lágrimas.

Actualmente Ramona sigue dirigiendo su departamento de RRHH. Los que la conocen bien han notado en su rostro una cierta propensión a esbozar una sonrisa que algunos consideran irónica. Por lo demás, nada ha cambiado.
Salvo un reloj nuevo y moderno, regalo de su marido, que lleva a todas partes.

Puede ser anónimo

3 Commentarios on "La selección del nuevo empleado"

avatar
Ordena por:   recientes | antiguos | most voted
Sophie
Guest

Curioso relato…me siento identificada por tener un caso cercano, tal como te comenté hace poco.
En un libro de Bernabé Tierno , Aprendices de sabios, leí hace poco que las personas que actúan así en el fondo son inseguras y lanzan su rabia y su mal carácter como escudo defensivo frente al mundo; están enfadadas porque son niños asustados y la mejor manera de hacer frente a su actitud es el no-enfrentamiento, la pasividad, el demostrarles que no son enemigos para nosotros y no les vamos a prestar atención mientras estén así. No hay mayor desprecio que no hacer aprecio…

Josè Antonio
Guest

Hay veces que para conocer a estos elementos,por llamarlos de alguna manera, solo hace falta recibir un e-mail de su parte. Y conservarlo para no olvidar. Cosas veredes, amigo Sancho.

gestion personal
Guest

Muy buen aporte. La selección de empleados es una tarea vital en la cual la dirección de recursos humanos de las diferentes empresas u organismos tiene prohibido fallar. Por este motivo es necesario contar con personas altamente capacitadas que, aplicando técnicas específicas, puedan localizar el empleado idóneo para el puesto indicado a fin de obtener el máximo potencial de cada trabajador.

wpDiscuz