La historia de un sauce

– El siguiente, por favor.

Las oficinas que se ocupan de los Destinos de Reencarnación son rápidas. Desde que te mueres hasta que vuelves a nacer no suele pasar mucho rato, sobre todo, teniendo en cuenta que no existe el factor tiempo en aquella zona.

El encargado me miró, si puede llamarse mirar a lo que hizo aquel ser que no era otra cosa que una presencia, con una vaga forma que recordaba a la humana.

– ¡Hombre!. Una suicida – dijo.
– ¿Suicida?. En absoluto – le contesté -. No me he suicidado.
– Bueno. Es cuestión de matices. La mayoría de enfermedades de la Tierra vienen provocadas por falta de ganas de vivir. Y este es tu caso. Además, cuando se manifestó la enfermedad, no moviste un dedo por luchar contra ella.

– Es cierto. Pero no se puede calificar esta actitud como suicidio – le contesté – . Conste que es cierto. Estaba ya muy cansada de aquella vida. Vivir en la Tierra es posiblemente el peor destino que se puede tener. Tendría que prohibirse sufrir mas de una reencarnación en aquel planeta.

– Deberías conocer otros destinos. La Tierra puede considerarse un paraíso comparado con según qué lugar. Pero bueno. Vamos a los objetivos que habías elegido. Yo creo que no los cumpliste, por lo menos en su totalidad.
– ¿Cómo quieres que alguien consiga ser feliz en aquel mundo de locos?.

– Muchos lo consiguen. En tu caso, desperdiciaste un montón de años. Conociste a Eduardo y te viniste abajo…
– Lo amaba con locura. Pero él no quería estar conmigo. Estaba muy deprimido. Lo había pasado muy mal e intenté ayudarlo, pero se alejó de mi, diciendo que su depresión me iba a afectar.

– Y entonces fue cuando caíste en un pozo, como él. Te encerraste en ti misma y te olvidaste del mundo. Poco a poco fuiste dejándote llevar por el dolor. Dejaste de ver a tus amigos; no aceptabas que quisieran estar cerca de ti, para ayudarte a salir de tu estado. Te descuidaste durante años, hasta que apareció la enfermedad que secretamente deseabas, para terminar con tu sufrimiento…
– Bueno. ¿Y qué más da?. No molesté a nadie. No le hice daño a otras personas.

– Eso es lo que tu te crees. En realidad si que hiciste daño y a más gente de lo que te crees.
– ¿Cómo?.
– Tu eras una persona fuerte. Diste lo mejor de ti a tus hijos, a tus amigos, a tus compañeros de trabajo. Ellos eran fuertes porqué tu lo eras. Eras un ejemplo para ellos. Gracias a la fuerza que demostrabas, ellos aprendieron a vencer sus miedos y a luchar por aquello que querían. A defenderse, como tu, de aquellas personas que intentaban hacerles daño.

– Bueno. Menos mal que hice algo bueno… – dije con un cierto alivio.
– El problema surgió cuando te hundiste. Los demás vieron como tu fortaleza se esfumaba. Los seres del planeta Tierra no tienen fe en las palabras. Su única forma de creer en algo, es constatándolo a través de los hechos. Por eso, cuando caíste en el pozo, los demás dejaron de creer en tu fuerza…
– No es posible – dije.

– Desde que dejaste de ir a trabajar por estar enferma, el encargado pudo usar y abusar de tus compañeros, quienes aún ahora sufren de ello. Tus hijos, algún día, también acusarán esa carencia tuya. Tus amigos…
– Mejor lo dejamos aquí. Me hago cargo. Soy consciente de lo que he hecho.

– ¿Qué quieres hacer en tu próxima reencarnación?.
– La verdad es que me siento cansada. No tengo ganas de volver a empezar. ¿No podría quedarme aquí, en este lugar?.
– No es posible.
– ¿No puede ser en un planeta menos duro?.
– No. Los mejores, necesitan nutrirse de personas que tengan un nivel acorde con las bondades del planeta.

– Vamos. Que he de regresar de nuevo a aquella jaula de lobos. ¿No sería posible desaparecer sin más?, ¿esfumarme?.
– Ya veo que estás destrozada, sin ánimos, sin ganas de luchar…
– ¿Puedes hacer algo por mi? – le pedí.

– Solamente puedo hacer una cosa. No va con las normas pero puedo hacer una excepción. ¿Qué te parecería reencarnarte en árbol?. Podrás así tener tiempo para descansar y reflexionar.
– Me encantaría. Así podré recobrar mis fuerzas.
– Entonces, no se hable más. Así se hará. Quisiera aprovechar para decirte algo que no supiste en vida. Uno de tus amigos, Pablo, estaba enamorado de ti.
– ¿Pablo?. No lo puedo creer.

– Te lo dijo innumerables veces. Nunca con palabras, pero si con hechos. Estando a tu lado cuando lo necesitabas y respetando tu deseo de soledad cuando peor estabas. No te diste cuenta porqué estabas demasiado inmersa en tu dolor. Sufrió mucho más que tu, porqué te veía sufrir y no le dejabas ayudarte. Ahora está deshecho con tu muerte. Pero saldrá adelante sin terminar en el mismo estado en el que tu caíste, a causa de Eduardo.

Si hubiera conservado mi cuerpo, me hubiera puesto a llorar. Pablo, aquel ser maravilloso, ¡había estado enamorado de mi!. ¡Que ciega había estado!. Aquel sueño que siempre pensé estaba fuera de mi alcance, habría estado a mi lado, si simplemente hubiera alargado la mano. ¡Que distinta hubiera sido mi vida con él!.

Mientras desaparecía todo a mi alrededor, pensaba con pena en cómo había desperdiciado los últimos años de mi vida, teniendo la felicidad allí, a mi lado…

Durante sus últimos años, Pablo salía cada mañana a pasear. Le gustaba acercarse al río y tumbarse a la sombra de un sauce que allí crecía. Solía tumbarse bajo su sombra y, cerrando los ojos, dejaba vagar sus pensamientos. Con frecuencia recordaba a una mujer a la que había amado. Entonces notaba como sus ojos se llenaban de lágrimas. Al levantarse se sentía mucho más fuerte. Algunas veces pensaba que aquel sauce le cedía parte de su energía.

Dos días después de que el ayuntamiento talara el sauce, Pablo murió mientras dormía.

Puede ser anónimo

16 Commentarios on "La historia de un sauce"

avatar
Ordena por:   recientes | antiguos | most voted
☼El Rincón del Relax☼ *Beatriz*
Guest

wow! Me ha gustado mucho este relato, es increible lo que transmite, te felicito por ello!Asi de cierta es la vida, si mirasemos más dentro de nosotros, veríamos nuestro alrrededor…Te dejo un relajante abrazo y un besote!

Esperanza
Guest

Precioso, lleno de mensajes… Besos.

Ludwig
Guest

Muchas gracias por tu comentario, Beatriz.Por cierto, encuentro a faltar en tu blog una nueva entrada.Gracias Esperanza por tu comentario. Por cierto, fue la Esperanza lo único que quedó en la caja de Pandora.Curioso, ¿no?.

PIZARR
Guest

Me ha encantado este realto, es precioso y me ha hecho pensar en varias cosas…Gracias por esas palabras de ánimo en el Mundo de los Sueños, la verdad es que llevaba tiempo sin venir por aqui. Me alegro de tu visita porque me hizo volver.Un saludo

jmdedosrius
Guest

Don Luis, esa es la explicación de porqué nos encontramos tan bien en el bosque cada semana, algo nos deben decir los árboles.Por cierto, hace tiempo que no coincidímos.Salud.

Nico
Guest

Hola John Locke! Jaja como estas Luis? Fue increíble tu post, la verdad me dejo sin palabras porque me atrapó, todo un aura alrededor de la lectura que me hizo leerla sin parar y disfrutar como pocas cosas. Muchas gracias por poner estas cosas a la vista de todos!! Nos vemos Luis!!

Ludwig
Guest
Muchas gracias, Pizarr. Me alegro de que te haya gustado mi último escrito. Se trataba de una espina que tenía clavada desde hace tiempo.Besos para ti y para la niña de tus ojos.JM. Siempre lo he pensado. Los árboles tienen algo. Quizás por eso sufro cuando clavo por error una flecha en uno de ellos. ¿Mi ausencia?. Quizás por ni hacer más daño a los árboles. Tu y yo sabemos que carezco de genes de Robin Hood (y así tiro, por cierto).Aunque la respuesta real sea pura gandulería.Uf. Nico. Vas a hacerme ruborizar con tus palabras. En fin. Me alegro… Read more »
Cornelivs
Guest

Es uno de los textos mas originales y mas buenos que he leido en mucho tiempo, amigo Ludwig. Te ha salido de dentro.Me gusta enormemente. Dices muchas cosas y…me gustan todas.Un abrazo…!

Esperanza
Guest

Si, haces uso de la literatura de auto-ayuda, en este caso con un tenue guiño romántico y casi erótico con el sauce inyectándole energía a Pablo. Me gusta que dejes el final para que yo le ponga mi escena particular jejejeDe todo lo que te he leído, creo que tienes madera para ser psicólogo. Que tengas una buena semana…

Toy folloso
Guest

Somos tantos los Pablos que alguna vez se nos comió la lengua el gato…..Por cierto, no quiero que te enteres por terceras personas que he sugerido pasarse por tu blog a mis hordas de esforzados lectores.

Ludwig
Guest
Uf, Cornelivs. Al final me vais a hacer subir los colores. Muchas gracias por tanto elogio.En realidad, Esperanza, mi texto podría parecerse al de Cyrano de Bergerac: amigo enamorado de la protagonista que revela su amor cuando está agonizando.Conste que dudo el sauce fuera consciente de su historia anterior con Pablo, ya que una de las constantes de la reencarnación es que no se recuerda nada de vidas pasadas.Aunque diría, eso si, que el árbol nota “algo especial” cuando llega su amigo.Sospecho que el “casi erótico”, es tu modo de ver las cosas.Hola de nuevo Toy folloso. Me parece que… Read more »
Toy folloso
Guest

< HREF="http://inexterno.blogspot.com/2005_11_01_archive.html" REL="nofollow">Otro<> que sintió el mordisco de la timidez.(Algo me ha hecho asociar estas dos entradas, aunque Neogurb se moleste por que le haya revuelto sus prehistorias; y puede que tu también, Ludwig, por andar poniendo enlaces en casa ajena).No es fácil olvidar entradas magistrales….

SUSANA
Guest

Já, una historia de amor con muchos mensajes Amigo!Y con distintos planos de realidad. Me recordaste aquello de que en todos nosotros hay una parte del todo. Y todas las vidas están unidas, indefectiblemente por los ciclos de la vida.Precioso relato! Dejame decirte que te revela como un auténtico romántico!Mi abrazo para Vos, Luis!

Sara
Guest

Impresionante! e impresionada me ha dejado tu relato, sencillamente bonito, leible y sentible, también para mi, ha sido un placer descubrir tu blog, que me parece muy muy interesante y si me lo permites, te enlazo y volveré porque he visto cosas dignas, que merecen estar más ratito para disfrutarlas, pero ahora voy que vueloooooooooooooooo.VolveréSaludos

Ludwig
Guest

No hay problema Toy Folloso.Y gracias por los elogios.Muchas gracias, Susana.Lo que me sabe mal es el hecho de que se basa en hechos reales.Supongo también es cierto que todos tenemos nuestro lado romántico.Muchas gracias, Sara, por tus palabras.En realidad el hallazgo ha sido mutuo.También he disfrutado con tus escritos.

lully desnuda
Guest

Un relato colmado de misterios y reflexiones válidas.¡Un abrazo renovador de energías cósmicas y mi mejores deseos para ti, en este 2009!

wpDiscuz