El Gigante Aparente

Hace ya unos cuantos años conocí la obra de Michael Ende, el escritor.
Sus libros son un verdadero derroche de imaginación y los personajes, singulares.
De entre esos personajes singulares hay uno que siempre me ha fascinado.
Se trata de “el gigante aparente”.
Sale en el primer libro que escribió Ende, “Jim Botón y Lucas el maquinista”.
Este libro narra las aventuras de Lucas y Jim para salvar a Li si, hija del emperador de China, prisionera de un dragón, la señora Maldiente.
Atravesando el desierto los protagonistas conocen al gigante aparente.

No es un gigante de verdad. Se trata de un hombre como todos los demás y con una estatura normal.
Sin embargo tiene una característica que lo hace especial.
Cualquiera que esté viendo a una persona cuando se aleja, la ve empequeñecerse al ir aumentado la distancia entre ellos.
Precisamente la peculiaridad del gigante aparente es que le ocurre lo contrario.
A medida que se va alejando, en lugar de aparecer a los ojos del espectador cada vez mas pequeño, va haciéndose mas grande.
A la distancia en la que una persona normal aparecería como un punto, el gigante aparente se vería del tamaño de un rascacielos.
Por eso está condenado a la soledad en el oasis en el que vive, porqué nadie se atreve a acercarse.
Por suerte, Jim y Lucas, venciendo el miedo, se acercan y comprueban que al ir hacia él, va reduciéndose su tamaño hasta alcanzar una estatura normal, cuando se encuentran a un par de metros.

A lo que iba.
Siempre me ha parecido que la multinacional en la que trabajo se parece mucho a mi amigo el gigante aparente.
Se trata de una multinacional conocida en el mundo. Mencionas su nombre y la gente te mira con asombro y te pregunta:
– ¿De verdad trabajas allí?.
Pienso que es una empresa con un buen nombre y prestigio ganado durante las primeras tres cuartas partes del siglo pasado. Nombre que creó una confianza por parte de los clientes.
Sin embargo, creo, hoy en día es como el gigante aparente.
Desde lejos parece una gran empresa.
Luego, cuando te vas acercando, vas viendo como se va reduciendo en tamaño, va perdiendo su grandeza.
Mi opinión – y no es mas que mi opinión – es que, con los años se ha ido degradando.
Antiguamente esta empresa era consciente de que una de sus funciones es cumplir con la labor social que le corresponde.
Eran conscientes de que, además de ganar dinero, toda empresa ha de cuidar de su personal.
Y lo hacían, poniendo guarderías en muchos centros, poniendo autocares para llevar y traer al personal, no cerrando fábricas deficitarias para no perjudicar a pueblos enteros que dependían de éstas…
Ahora, parece, ya solamente le interesan los beneficios.
Todo lo demás les importa un bledo.Se cortan amarras con todo lo que es deficitario, se cierran guarderías, se cierran fábricas, se recortan ayudas sociales…
Guardan – eso si – las apariencias e incluso consiguen algún que otro premio que alguna entidad concede a las empresas que invierten algo de dinero en ventajas sociales.

Pero no se ocupan realmente de su personal. Los distintos encargados de Relaciones Humanas ya no intentan saber como está el personal, qué inquietudes tiene, sus problemas…
Por eso cada año va aumentando la apatía de los empleados.
El absentismo laboral actual es un indicativo.
Indicativo de la falta de motivación, del nulo interés que tienen muchos jefes por sus subordinados, de la existencia de mobbing en algunos departamentos.

La empresa intenta paliar esa apatía a base propaganda interna. Intentando convencernos que el proceso de globalización nos irá de maravilla y facilitará nuestro trabajo.
Incluso se nos machaca con anuncios internos sobre el bienestar que produce la buena alimentación: la empresa – algo así como tu segunda madre – se preocupa por tu salud.
Pero, ¿a quien le importa que le faciliten su trabajo si luego nadie te lo considera, nadie te lo valora?.
¿De qué te sirve asistir a cursos promovidos por la empresa si luego tu jefe impide que promociones o cambies de departamento?.
¿Por qué existe personal al que apenas se da trabajo y se les tiene marginados de algunos proyectos para los que están capacitados?.
Es eso lo que la empresa tiene que cuidar, si quiere dejar de ser un gigante aparente. Involucrarse con la sociedad y ser consciente de su papel en la misma.
Crearse unos valores morales y hacerlos cumplir.
Existe ya un documento de la multinacional que se llama “Principios Corporativos Empresariales”. En este documento se habla de tratar a todos los empleados con respeto y dignidad, y no tolerar ninguna forma de mobbing, acoso o abuso (sic).
Sólo hay que velar para que se cumplan esos principios.

Quisiera aprovechar este escrito para contestar a una pregunta que se me ha hecho con frecuencia: la intencionalidad de este Blog.
La verdad es que no me inspiro por ningún sentimiento de rencor hacia nadie.
Mi vida laboral ha sido como ha sido porqué tenía que aprender algo. Quizás a vencer el miedo, a afrontar el acoso, a intentar cambiar aquello que no me gusta…
¿Qué es lo que me gustaría conseguir con estos escritos?.
Simplemente me gustaría poder decir con orgullo que trabajo en la multinacional.
Decir que tal vez no sea la multinacional que mas dinero gane, pero si aquella en la que su personal disfruta trabajando, sintiendo que aporta mucho y que da lo mejor de si mismo.

Sin embargo, creo, no es una labor que pueda conseguir una persona en solitario. Tendría que haber muchas mas voces. Me consta que hay otras personas que aspiran a algo mejor. Muchos me lo han dicho, de palabra o por correo. Sin embargo pocos se han atrevido a dejar un mensaje aquí. Y eso que se puede poner aquí una opinión de forma anónima. Cuando alguien tiene una familia y una serie de gastos de los que depende, no quiere complicarse la vida. Existe miedo.
Pero hemos de tener claro que la empresa la hacemos nosotros. Si no nos gusta es por nuestra culpa. No vale criticar sin mover un dedo para cambiar lo que criticamos. Tenemos lo que nos merecemos.

Me falta por contar el final de nuestro gigante aparente.
Acabó siendo el farero y el faro en la isla de los protagonistas. Cada noche encendía su candil y se ponía de pie en la cima de la montaña. Los barcos lo veían desde muy lejos y así no chocaban con los arrecifes.
Continuando con los paralelismos, sería hermoso – pienso – trabajar en una empresa que hiciera de faro de las demás. De ejemplo, de guía.

Puede ser anónimo

1 Commentario on "El Gigante Aparente"

avatar
Ordena por:   recientes | antiguos | most voted
Anónimo
Guest

hiya

just registered and put on my todo list

hopefully this is just what im looking for looks like i have a lot to read.

wpDiscuz