Conversaciones en el hoyo 19: fake news

— El pueblo en el que vivo—explicó Pascual—es como cualquier otro. Al igual que las personas, los pueblos intentan encontrar algo que los distinga de los demás: un político de renombre que haya nacido allí, un artista, un escritor, un deportista destacado… cualquiera del que los vecinos puedan sentirse orgullosos. Y en según que casos, alguien que atraiga turismo para visitar la vivienda en la que nació, vivió ó murió esa persona relevante—bebió un largo trago de su cerveza y continuó—. En mi pueblo tuvieron trabajo para encontrar a esa persona que pudiera merecer ser destacado pero tras una búsqueda exhaustiva dieron con esa persona: un farmacéutico que nació a finales del año mil setecientos y que murió a mediados de mil ochocientos. No hace falta decir que los sucesivos políticos que accedieron a la alcaldía se dedicaron a resaltar la figura de aquel hombre, creando un museo con los muebles y el material donado por la familia e incluso crearon un premio que lleva su nombre.


—Me recuerda un poco a Llivia, el pueblo español que está en territorio francés—dijo Santiago—. Tiene una de las farmacias más antiguas de Europa. Creo que es del siglo quince. Ahora es un museo.
—Continúo con la explicación—dijo Pascual—. No hace mucho me enteré de una rara movida. Una mujer había pegado una pegatina debajo del nombre de la calle del farmacéutico. Ponía “el pez”, debajo de su nombre. De inmediato el ayuntamiento le envió un escrito certificado en el que le decían a la mujer que tenía que retirar esa pegatina si no quería ser demandada. Evidentemente, la retiró. Pero, yo decidí investigar un poco este tema. No tenía idea de quién era esa mujer a la que el ayuntamiento había hecho retirar el letrero. Pero hablando con gente del pueblo me fui haciendo una idea de lo que había detrás.


—Bravo, Sherlock—le animó Inés—. Continúa.
—Resulta que “el pez” es como llamaban al boticario—continuó Pascual—. Al parecer, cuando un niño iba a la farmacia, el boticario le decía: “¿quieres ver el pez?”. Lo llevaba al interior de la farmacia y le enseñaba el pez.
—Bueno. Cuando de niña iba a la farmacia me daban caramelos—dijo Inés, riendo.
—En realidad he ocultado un pequeño detalle—dijo Pascual, riendo—. No había ningún pez en la farmacia.
—Entonces, ¿qué le enseñaba?—pensó Inés en voz alta—. No… no puede ser—miró a Pascual que le estaba asintiendo con la cabeza—. ¿No le enseñaría…?. ¡Era un puto pederasta!.
—Presunto pederasta—aclaró Juan, riendo.


—Ojito. Todo son rumores—aclaró Pascual—. En Internet no hay mención de ello. Han pasado más de ciento cincuenta años y lo único que tenemos son rumores y ninguna certeza. Puede ser una fake new y esos rumores no son otra cosa que gente malpensante que lo ha hecho público sin aportar una sola prueba.
—Hombre. No deja de ser curioso pensar que los malpensantes elaboraran una historia tan curiosa—dijo Juan, pensativo—. Si os fijáis todas las fake news tienen un denominador común: son historias burdas, simples. Lo del pez, tiene un cierto grado de imaginación, de originalidad, que lo hace diferente.


—En cualquier caso, dado que no hay forma de demostrar nada a favor ni en contra—concluyó Pascual—las cosas han de dejarse como están. Lo que, por cierto salva el tinglado que han montado los ayuntamientos alrededor de aquel ilustre sujeto. Imaginad por un momento que aparece una prueba de que el tío era un pederasta. La familia no lo pasaría demasiado bien sabiendo que el abuelo ó bisabuelo era un pederasta y no veas el ayuntamiento teniendo que deshacer el museo, el premio y la calle que lleva su nombre, todo ello teniendo que dar explicaciones a sus vecinos.

Conversaciones en el hoyo 19: altivez

— Me encontré la semana pasada a un tipo que me recordó a tu hermano—dijo Pascual, mientras vaciaba el contenido de su botella de cerveza en el vaso previamente inclinado. Luego bebió un único y largo trago que retuvo en su boca para sentir expandirse la frescura del líquido por su boca. Sus compañeros no dijeron nada. Sabían que aquel era para Pascual, un verdadero disfrute, un momento mágico, una de esas pequeñas acciones que lo eran todo para él.
Cuando Pascual abrió los ojos, estaba radiante. Juan, cuando lo veía beber aquel primer trago siempre pensaba que la cara de satisfacción de Pascual no era muy diferente de la que tendría tras llegar al orgasmo.
—¿Quién era ese tío?—preguntó Juan.
—Un deportista. Hasta ahora siempre había pensado que ser un pijo era algo típico de la clase alta. Ahora he descubierto que no es así. He encontrado una excepción curiosa. Un tío que sin ser tenista ó golfista tiene un ego capaz de igualar al de tu hermano.


—¿De quién se trata?—preguntó Inés.
—No os voy a dar el nombre. Lo llamaremos con un nombre neutro—contestó Pascual—. ¿Qué os parece Tomás?. Pues bien, este Tomás es campeón mundial de alguna disciplina de bicicleta que no conozco. Bueno, en realidad mis conocimientos del ciclismo se reducen a cuando adelanto una bicicleta en la carretera.
—Como te gusta ir por las ramas—dijo riendo Santiago—. Venga, al grano.
—Resumiendo, tiene un ego gigantesco—explicó Pascual—. Publica sus logros por youtube e incluso lo entrevistan y no veáis las felaciones que le hacen los diferentes periodistas. Luego, en el pueblo, se permite el lujo de insultar a la policía cada vez que le ponen una multa por aparcar su camión delante de su casa. Vamos, una persona que piensa que por ser campeón del mundo de una disciplina que solamente conocen cuatro aficionados, se considera superior al resto de la población. Me da pena que haya gente así.


—Es la historia de este país—comentó Juan—. Todos buscan destacar en algo. Incluso cuando mueren. No hay más que mirar los cementerios que tenemos. El año pasado estuve en Estados Unidos y cuando visitas un cementerio, todo son lápidas y cruces. Si visitas un cementerio español te encuentras un montón de criptas que parecen verdaderas catedrales dedicadas a familias enteras. La cuestión es destacar, dejar huella, no permitir que el ego desaparezca después de la muerte.
—Quizás esa es la razón por la que tenemos un rey—añadió Inés—. Los grandes empresarios del país necesitan agrandar su ego a base de relacionarse con el monarca, ya que su fortuna no es suficiente para destacar. Necesitan de alguien por encima de ellos que los haga sentir superiores.
—Debe ser ésta la razón por la que hacen lo que sea para mantener la monarquía—dijo Santiago—. Es la única explicación que le veo a esa obsesión por sostener a un inútil como rey, frente al pueblo que no lo quiere ni ver.


—No te creas eso de que el pueblo no lo quiere—respondió Inés—. No me tildéis de clasista pero en su mayoría, el pueblo es una colección de borregos que tragan con todo. Cuando la periodista esa que se casó con el rey luce un nuevo vestido, la gente corre a comprarlo y lo agotan en las tiendas. Somos así. La mitad de nuestros paisanos necesitan seguir la vida de esta gentuza a través de la prensa del corazón.
—Supongo se debe a la incultura que tenemos—apuntó Juan—. Me gustaría conocer el porcentaje de gente que ha leído mas de diez libros en su vida que no sean bestsellers. Lectores de autores clásicos.


—Es curioso—Pascual reflexionó en voz alta—, Siempre he pensado que la gente que más lee son de izquierdas. ¿Os lo parece?.
—Yo diría que no se trata de izquierdas ó derechas—dijo Juan—. El problema es que la gente suele leer aquellos libros que cuadran con su manera de pensar. Y así se reafirman en sus convicciones sin ser capaces de leer algo que pueda hacer que las cuestionen.
—País…

Conversaciones en el hoyo 19: medicina

— La verdad es que es endiablado eso del golf—Santiago no había tenido un día especialmente inspirado con su swing—.Menos mal que el juego corto me funcionaba…
— Has salvado un montón de pares para la birria de swings que te han salido—dijo riendo Inés.
— Gracias guapa. Lo tomaré como un cumplido—contestó Santiago—.Por cierto, he cambiado de dentista.
—¿No se suponía que estabas contento con el que tenías?—inquirió Pascual.
—Si, pero…—bebió un trago de cerveza y explicó—. Cuando ves que cierran el piso en el que tenían la consulta para abrir un enorme local tan iluminado que si te tiras una hora en la sala de espera acabas moreno, con un sinfín de enormes pantallas de plasma con publicidad continua de los excelentes tratamientos que hacen, así como de los maravillosos dentífricos de las farmacéuticas, te planteas la posibilidad de que aquello que antes era un servicio, ahora es un negocio.


—Lo puedo entender muy bien—dijo Inés, la doctora jubilada del grupo de amigos—.Cuando me jubilé ya estaba viendo la deriva de la medicina en este país. La tecnología tiene que ver con eso. Y la política. Y muchas cosas más.
—No acabo de pillar lo de la tecnología—dijo Juan—.¿No se supone que con los nuevos métodos de escaneado del cuerpo lo pueden pillar todo al milímetro?.
—Si. Es cierto—aclaró Inés—.Pero muchas veces, cuando te pillan, por ejemplo, algún tumor enano asintomático, en muchos casos optan por operar y eso te va a complicar la vida, ó llevarte al ataúd. Sobre todo si tienes una edad avanzada. Y eso ha ocurrido demasiadas veces. Quizás ese tumor, si lo hubieran dejado tranquilo, se hubiera quedado allí, sin molestar durante muchos años. Todo lo que tenían que hacer era hacerle un seguimiento. Total, el paciente se encontraba perfectamente. Pero tu médico te recomienda una cirugía “preventiva”. En cuanto te meten en quirófano, te joden -con perdón- la vida con el postoperatorio.


—Bueno. No creo que operen a muchas personas mayores—apuntó Pascual.
—Te llevarías una sorpresa si vieras las estadísticas—dijo Ines—.Imagínate que un hospital compra un robot para el quirófano. Nombrará de entre sus cirujanos a un especialista en el robot, que hará sus prácticas en el quirófano con el nuevo aparato y con pacientes de verdad. Luego el hospital querrá amortizar el aparato y le derivará pacientes a quienes les venderá la operación como “última tecnología”. Allí irán a parar aquellos cuya operación no es necesaria y cómo no, gente muy mayor, con escasas posibilidades de superar la cirugía.


—Y los políticos, ¿qué pintan?—preguntó Juan—. Antes los has mencionado como causa de la deriva.
—Pintan mucho. No solamente por privatizar hospitales. También por poner políticos en los cargos directivos. Es además evidente que los hospitales públicos se ahorran una fortuna en gastos de formación de sus médicos, ya que contratan a doctores experimentados de hospitales públicos. ¿Quién no conoce a un médico que no trabaje a la vez en la pública y también en la privada?. Y otra faena de los políticos son los “cribados poblacionales”.
—¿Qué es eso?—preguntó Santiago.
—Seguro que has recibido alguna vez una carta en la que te ofrecen de forma gratuita un análisis de heces ó de sangre para poder detectar un posible tumor oculto que puedas llevar—contestó Inés—. Ese cribado no sirve, salvo en los casos que presentan síntomas, para otra cosa que para hacer ganar dinero al laboratorio, quedar bien con la población y crearles un cierto grado de preocupación.


—Ya veo que la medicina actual se basa únicamente en el dinero—apuntó Juan.
—Y eso sin comentar otras cosas como el poder que tienen las farmacéuticas, los médicos que sólo cobran en efectivo, los cambios de rango de valores arbitrarios, los médicos que derivan a sus pacientes a un colega que les da una comisión, los que aumentan sin razón el número de visitas…
—¿Qué es eso del rango de valores?—preguntó Juan.
—El ejemplo más claro es el del colesterol. A finales del siglo pasado, el rango a partir del cual se contraía la “hipercolesterolemia” era de 240 miligramos por decilitro de sangre. Diez años después lo bajaron a 200. Eso afectó a millones de personas que de estar sanas, pasaron a que muchos de ellos tuvieran que medicarse. Pasa lo mismo con la hipertensión arterial. Antes era 16. Ahora es de 14. Y con la diabetes y la osteoporosis…


—Menudo panorama nos has pintado—dijo riendo Santiago—. Como para no ir al médico.
—Si no tienes síntomas, no vayas—aconsejó Inés—. Ah. Y me olvidaba de los creadores de enfermedades. Que también los hay, esos muchas veces, patrocinados.
—¿Quienes son esos?—preguntó Pascual.
—Eso deberías saberlo tú, como psicólogo que eras—dijo Inés riendo—. Por poner un ejemplo, mencionaré la disforia premenstrual.
—Ah. Lo pillo—contestó Pascual con una carcajada.
—Bueno. Ya os habéis reído—dijo Juan—. Ahora contarnos el chiste para que lo entendamos.
—La cosa consiste en lo siguiente—explicó Pascual—. Todos sabemos que poco antes de la menstruación las mujeres suelen cambiar un poco de carácter. Pues este hecho lo han convertido en enfermedad, quizás para vender más Prozac. Lo llevaron tan lejos que hoy en día, en algunos países la justicia lo acepta como atenuante en los delitos cometidos durante la “disforia premenstrual”.
—Y hay muchas nuevas enfermedades. La mayoría, para hacer negocio—dijo Inés—. Como decía Aldous Huxley, cada vez resulta más difícil ser normal.