El boicot

Santiago dejó las cervezas sobre la mesa sin importarle demasiado que todos estuvieran completamente absortos mirando sus móviles. Sabía que todos ellos trabajaban en la Innombrable y que #boicotInnombrable era tendencia en twitter.
– ¡Menuda avalancha de insultos! – dijo uno de ellos.
– Total, por un comentario de alguien sobre las corridas de toros…
– Todavía no me enterado de la razón. La Innombrable ha despedido al tío del comentario y los insultos continúan…
– Y lo peor – dijo la única chica del grupo – es que nos atacan por muchas causas: la explotación de niños en Costa de Marfil, la deforestación en Tailandia, las palabras del presidente sobre el agua, el asesinato de sindicalistas en México, incluso su aportación de dinero al nazismo.
– Dímelo a mi, que trabajo en Comunicación. Años y años parando todas las noticias en contra de la Innombrable y ahora sale todo eso. Supongo es el efecto Streisand. En mala hora despidieron al chaval del mensaje que comentó que se alegraba de que hubiera muerto un torero – bebió un trago de cerveza y añadió -. Si se hubieran limitado a hacerle pedir disculpas otro gallo nos cantaría. Ahora nos están machacando. Os podéis ir despidiendo del aumento del año que viene.
– Pero, ¿es cierto eso que dicen sobre la explotación de niños, etc. etc.?.
– Como se nota que eres nuevo en la empresa. Pues si. Pero nuestra empresa no es la única que actúa así.
– Ya estamos con el “y tú mas” de los políticos de este país. Si un político roba es un delincuente, aunque lo hagan otros también.
– Y encima, son esos mismos delincuentes quienes hacen las leyes de este país.
– Además, los siguen votando…
– Mira, mira. Uno dice que lleva años haciendo #boicotinnombrable porqué su chocolate no se fuma.
Todos rieron el comentario.
– ¿Queréis algo más?. Con este calor necesito otra cerveza.
Nadie dijo nada. Cogió el vaso y se lo mostró a Santiago con un gesto. Santiago se acercó a la mesa y dejó un vaso lleno sobre la misma.
– ¿Tu que opinas, Santiago?. ¿Te has enterado de lo de Twitter?.
– Claro. Pero puede ser que ese boicot no influya mucho. Al fin y al cabo ha ganado las elecciones el partido que mas ha robado en la historia de España. Y mejorando el resultado. La sociedad actual es así. Pasado mañana nadie se acordará de este tema. Y si lo recuerdan aún, lo considerarán como algo normal en el mundo en el que vivimos: empresas corruptas, políticos corruptos, bancos corruptos. Es lo que hay y es lo normal.
– ¿Y tú que harías para solucionarlo?.
– Montaría una buena escenificación. Lo primero sería echar a todos los altos cargos de la empresa que, por acción o por omisión han permitido los abusos de esta empresa en varios países. Luego acabaría con esos abusos en los países en los que se dan, sustituyendo a los mandos locales que han intervenido en ello. Por último convocaría una rueda de prensa comunicando los pasos realizados y pidiendo perdón por los desmanes, actuales y pasados.
– ¿Y ya está?.
– Bueno. A continuación empezaría a hacer cumplir el RSC que hace años nadie en la empresa mira.
– Parece fácil lo que dices. Es bastante mejor que ir tapando agujeros como hacemos ahora.
– Es imposible.
– ¿Imposible?. ¿Por qué?.
– Las acciones de la Innombrable no se pueden conseguir y unas pocas personas son las que tienen la mayoría del capital. Si hasta ahora, tras décadas de prácticas poco éticas, ninguno de los accionistas ha protestado por ello, deduzco que esos accionistas son tan psicópatas como los mandos de la empresa, por lo cual sería imposible que despidieran a aquellos que hacen las políticas que ellos quieren que se hagan.
– Doble moral…
– ¿Doble moral? – preguntó Santiago.
– La tuya, Santiago. ¿Me vas a negar ahora que tienes un piso con prostitutas?. Y nos das lecciones de ética…
– Me parece que desconoces este tema. Es cierto que tengo un piso que ocupan unas chicas que se prostituyen.
– Vamos. Que eres un proxeneta.
– Te equivocas de nuevo. Me limito a cobrar el alquiler de un piso que es mío. Además esas chicas están de paso. A la mayoría las he rescatado de grupos mafiosos que las explotaban. Una vez consiguen estabilizarse e independizarse se marchan. Nadie las obliga a ejercer este oficio y todas ellas estudian para poder encauzar su vida. ¿Te parece que eso es ser un proxeneta?. Mi única labor, por la que no cobro, por cierto, es rescatarlas de las organizaciones que las drogan y las explotan y asegurarles un futuro.
– Pero se prostituyen.
– Eso de la prostitución es un tema a debatir. Vosotros solamente veis la parte mas sórdida y la consideráis como tal. Pero ¿acaso no se prostituyen aquellas mujeres que se casan con un empresario, un político corrupto, o esas que se dedican a cepillarse a deportistas de élite, actores famosos o incluso aquellas que se casan con alguien de la realeza para conseguir un estatus?. En vuestra empresa hay una inútil que ha llegado a jefa por vestirse como una niña y acceder a los favores sexuales de su director.
– ¡Ostia!. ¡La Felisa!.
– No me negaréis que se ha prostituído.
– No.
– ¿Me darías la dirección del piso?.
– No. Una de las normas del piso es que los clientes han de ser personas con la cabeza bien amueblada, sin prejuicios. Buenas personas, en fin. Y tú no cumples los requisitos. Estoy convencido de que si mañana, el director general, durante una borrachera, sugiere que su personal ha de tatuarse el símbolo de la empresa, serías el primero en hacerlo.
– Ya se lo ha tatuado – dijo la chica, provocando las risas de todos.
Un hombre se asomó a la puerta del local.
– Hola. Tengo noticias. Ya no es tendencia #boicotinnombrable.
– ¿Nadie envía tweets?.
– Si, pero ha desaparecido como por arte de magia.

En la barra, Santiago fregaba un vaso.

– ¿Magia?. Mas bien dinero – pensó -. Nunca cambiarán.

Puede ser anónimo

2 Commentarios on "El boicot"

avatar
Ordena por:   recientes | antiguos | most voted
Toy folloso
Guest

Mira. Es que siempre te localizo por Ludwig (?).

Luis Benavent
Guest

Claro…
Es mi nic en la red, anterior incluso, a Internet. De la época de los módems a 1200 y las BBS.
Al fin y al cabo es mi nombre de pila en alemán.

wpDiscuz