Pascual y el tiempo

Vivimos corriendo para llegar primero a la muerte.
Isabel Allende

Se despertó en una habitación desconocida, pero hermosa. Miró a su alrededor. Unos grandes ventanales dejaban entrar los rayos de sol. En una esquina había una mesa preparada con un desayuno. Un sofá estaba situado al otro lado de la cama. Delante, una pantalla plana y una librería llena de libros. Detrás, había un armario y una puerta.


Se levantó sin prisa y fue hacia la mesa. Tenía hambre y estaba sediento.
Se sentó y fue entonces cuando le llegaron fragmentos de la crisis que había tenido.
Tenía que tomar un avión y llegaba tarde por el embotellamiento que había en el centro de la ciudad; la convocatoria de reunión que había recibido en su agenda, siempre online; la llamada de su esposa comunicándole el escape de agua en casa; el dolor en el brazo; la sordera repentina que sintió en el aeropuerto; el fuerte dolor en el pecho; su entrada en camilla al hospital y su mente diciéndole que tenía un infarto.

Tomó la jarra de zumo de naranja y llenó el vaso, que bebió sediento. Luego esparció mantequilla y mermelada sobre las tostadas de su plato y empezó a comer. Mientras lo hacía empezó a pensar en las cosas que tenía pendientes. Junta de accionistas el martes, entrevista con el presidente, vuelo a Suiza, llamar a …

Poco a poco, sin apenas darse cuenta, esos pensamientos empezaron a desaparecer a medida que la droga iba surtiendo efecto. Su diálogo interno fue callando, hasta quedar totalmente en silencio.
Todos sus sentidos se aguzaron y por primera vez en su vida notó la textura de la tostada que estaba comiendo. Oyó amplificado el ruido de sus dientes al morder la tostada y percibió el sabor del pan, de la mantequilla y de la mermelada con una intensidad asombrosa.

Notó como el tiempo dejaba de existir. Se concentró en lo que estaba comiendo. Observó la mesa y se quedó absorto con las luces y las sombras de los diferentes objetos. Puso la mano sobre la sombra de la jarra y notó la diferencia de temperatura entre la zona iluminada y la que estaba en la sombra.
Se asomó a la ventana y sintió el calor del sol en su cara y como se extendía por todo su cuerpo. Miró el cielo y se quedó ensimismado un buen rato con las nubes, viéndolas moverse y cambiar de formas.

Luego observó una haya en el jardín que había bajo el ventanal. Sus hojas tenían diversas tonalidades de verde, de amarillo y de marrón, que los rayos de sol resaltaban.
Por la tarde tras la comida que encontró preparada en la mesa y de la que disfrutó como si todos los sabores fueran nuevos para él, se estiró en la cama y quedó dormido.

Más tarde, al despertar, encontró el lavabo tras la puerta, junto al armario y se dio una ducha templada, sintiendo como el agua se deslizaba por su piel, ya que tenía el sentido del tacto acrecentado.
Encontró un pijama de seda que le llevó mucho tiempo ponerse, por disfrutar un buen rato pasando las yemas de sus dedos por la suave tela.

Después de disfrutar con la cena que alguien le había servido, tomó un libro de la librería, se sentó en el sofá y lo abrió. Notó como le llegaba el olor del papel, el olor de la tinta. Pasó la mano por sus páginas y sintió su tacto.
No fue capaz de leer una hoja. Se detuvo en la primera frase y se maravilló con las manchas de tinta de las letras, que se parecían a las nubes que había estado viendo por la mañana.

El día siguiente fue igual al anterior, y el otro, y el otro…
Fue un hallazgo para nuestro protagonista descubrir un equipo de música y un montón de discos que lo transportaron a otro mundo, en el que sus emociones dejaron de estar contenidas y se manifestaron en todo su esplendor.

En su segunda luna en aquella habitación, pudo salir al jardín donde conoció más gente que se hospedaba en aquella casa. Y, un día, por la mañana, un hombre empezó a enseñarles Tai Chi, allí en el jardín, descalzos sobre el césped. Nuestro amigo empezó a sentir que su cuerpo se armonizaba con la naturaleza y empezaba a sentirse parte de ella.

Una luna más tarde, fue conducido al despacho del doctor Pascual.
Hechas las presentaciones el doctor empezó a hablar a su paciente:

– Usted sufrió un infarto. Me llamó su esposa desde el hospital. Ella llevaba tiempo preocupada por su salud. Le despertaba el ruido que hacía usted con sus dientes cuando dormía, ya que, inconscientemente los friccionaba al dormir. Cuando llegué al hospital el cuadro que vi era peor de lo que me esperaba. Su cuerpo estaba totalmente arruinado por el estrés.

– Tenía que hacer algo para sacarle de la dinámica en la que usted estaba – prosiguió el doctor -. En realidad no es culpa suya, pero hace más de un siglo que estamos en un mundo en el que vivimos la vida a toda velocidad. El mundo de la empresa nos hace correr, tendemos a trabajar más de las ocho horas que hay establecidas, luego nos dan un móvil para que estemos localizables a cualquier hora, un portátil para que podamos conectarnos en cualquier momento desde donde sea, la comida solemos hacerla en un cuarto de hora, media hora a lo sumo, las noticias nos son disparadas por la radio y la televisión a toda velocidad, sin apenas contrastarlas, los anuncios son emitidos por las televisiones sin tregua, sin darnos oportunidad de asimilar nada, somos bombardeados con más información que nunca. El tráfico nos impide llegar a los lugares a su hora, el humo, las tecnologías que salen con tanta rapidez, todo eso nos hace vivir la vida con superficialidad y no disfrutar de ella dada la aceleración que llevamos. Los hay que lo llevan de forma aceptable y los hay que no. En su caso, el corazón dijo basta y tuvo un infarto.

“Lo que he hecho, durante su estancia aquí, ha sido tirar del freno. Enseñarle que la vida hay que vivirla saboreándola. Disfrutando de una buena comida, de la naturaleza, que es hermosa, de una música que nos llene, de un sinfín de tiempos que son nuestros y que hemos de vivirlos sin preocupaciones o expectativas que nos saquen del presente. Resumiendo, hemos de ser capaces de detener el reloj de vez en cuando para sobrevivir. Disfrutar de las cosas fuera del tiempo: comida, sexo, música, lectura, naturaleza, amistad… Hay que ser egoísta de vez en cuando. Y hay que vivir, en esos momentos de egoísmo.

Usted tuvo la suerte de sobrevivir a un infarto y la suerte de haber vivido una temporada con nosotros en este recinto en el que el tiempo no existe. Ha descubierto lo que se perdía cuando su reloj dictaba su vida. A partir de ahora es usted quien ha de decidir lo que quiere hacer con su vida.”

Cuando se despidieron el doctor le entregó un libro.

Nuestro amigo leyó el libro y descubrió que pertenecía al mundo de los hombres grises.
Su vida cambió por completo.
Lo último que he sabido de él es que está viviendo con su esposa e hijos en un pueblo de la costa catalana que pertenece a la asociación Citta-Slow, donde la gente vive tranquila, sin prisas.

Puede ser anónimo

13 Commentarios on "Pascual y el tiempo"

avatar
Ordena por:   recientes | antiguos | most voted
Rossana
Guest

Tus textos siempre aportan visiones que tratan de ayudar a las personas a vivir mejor…Un día vamos a andar tan rápido por la vida que no vamos a poder movernos de un lugar. Un abrazo.

sauvignona
Guest

otra lectura exquisita en todas sus gamas de elegidas palabras…me encanto lo que acabo de leer puesto que hace poco escuche a un dr,decir que despues de un infarto la gente que lo sufrio cambia y hasta se vuleve mas sensible por cosas que quizas antes no…porque esperar a un infarto para sensibilizarse un poco ante las maravillas que hay en una hoja verde?? bueno yo inventaria una maquina de infartos y pondria a varios alli…por emepzar a los politicos ….un besin !!!

neurotransmisores
Guest

Somos esclavo-dependientes de la sociedad, las prisas y la tecnología.Saludos.

Ludwig
Guest

¿Por qué será que necesitamos un palo para darnos cuenta de las cosas?.¿Qué libro le dio el doctor?.¿Que droga suminstró al paciente que obtuvo esos resultados?.Gracias por vuestros comentarios.Un abrazo. Luis

flavia
Guest

hummm, a ver si puedo responder…-necesitamos un palo para darnos cuenta de las cosas porque, lamentablemente para algunos, que no quieren acordarse de hacerle caso a sus instintos, somos animales.-si no me equivoco, el libro es “elogio de la lentitud”, o algo así, es esa nueva guía de todos aquellos que se dieron cuenta de que, apurados, no llegan a ningún lado.– droga? ninguna, luis. el bienestar y el disfrute de las mínimas cosas, ya son drogas potentes de por sí.profesor, aprobé?si es así, me voy entonces con mi botellita de cabernet al patio, que la noche está preciosa….un abrazo!

flavia
Guest

ah!!!! un sucursal del consultorio del doctor pascual, aquí, sería posible?

Ludwig
Guest

No sé, no sé, Flavia.Muy justito el aprobado.Existe una droga que acalla el diálogo interno, aumenta la sensibilidad y te hace desaparecer el factor tiempo y el espacio.Aldous Huxley tiene un estudio sobre ella.El libro es de Ende. Un libro que habla de los hombres grises.Libro que tendría que ser de cabecera, por cierto.Muchas gracias por participar. Espero que en otra ocasión tenga más suerte, señorita.Un abrazo. Luis

susana.peiro
Guest
“Poco a poco, sin apenas darse cuenta, esos pensamientos empezaron a desaparecer a medida que la droga iba surtiendo efecto. Su diálogo interno fue callando, hasta quedar totalmente en silencio” se parece a los efectos del “soma”, la droga que todo lo soluciona, de Un Mundo Feliz escrito por el visionario futurista Huxley.Del libro que le dio el doctor, estoy segura: MOMO, absolutamente inolvidable con esos hombres grises que se alimentan del tiempo de los demás, como nuestro hombre, en el cuento.Y finalmente, el Dr. Pascual y Don Luis, me recuerdan al Maestro Hora y la tortuga Casiopea, que se… Read more »
Ludwig
Guest

Casi, casi, Susana.Las respuestas son correctas, salvo en un pequeño detalle.Huxley creo el soma basándose en una droga verdadera, que había estudiado muy a fondo.Un abrazo. Luis

Reggis FraPe
Guest

Amigo, me “Encanto” esta lectura, me vino muy bien, y por cierto…..¿Tendras la dirección del lugar? luego me avisas…jaja.Un beso bien grande

Ludwig
Guest

Pues tendré que averiguar esa dirección, Reggis_Frape.Si me entero te la indico.Gracias por tu comentario.Un beso. Luis

pollito
Guest
¿Por qué será que necesitamos un palo para darnos cuenta de las cosas?.¿Qué libro le dio el doctor?.¿Que droga suminstró al paciente que obtuvo esos resultados?.necesitamos un palo xq estamos tan acostumbrados a esta vida de estres, a hacerlo todo atropelladamente que no pensamos en lo que acemos. nos dejamos llebar por la corriente, y solo vemos el rio.kuando naufragamos o nos hacen parar en la orilla vemos lo que haciamos y que tambien se puede ir a pie bordeando el rio. Tranquilamente.2. hablaste de ese libro.. dicen por aqui arriva que momo.. me lo dejaras? es ese que habla… Read more »
Ludwig
Guest

Eso no vale.Me lo has oído decir en casa, traidora.De todas maneras si no contestas tú a las preguntas no lo hubiera hecho nadie.Acertaste todas.Un beso. PapiP.S. Alucinantes las garrafales faltas de ortografía de tu escrito.

wpDiscuz