Fabulando…

Pensando en Maro y en sus noches de insomnio, descubrí que no era capaz de decirle nada, para aliviarla de sus miedos. Por ello, recurrí a mi viejo amigo Esopo y he puesto aquí unas cuantas historias, que guardan relación con su sufrimiento y que, quizás la puedan ayudar, aúnque solo sea, para conseguir dormir.

El águila, el cuervo y el pastor.

Lanzándose desde una cima, un águila capturó a un corderito.
La vio un cuervo y tratando de imitar al águila, se lanzó sobre un carnero, pero con tan mal conocimiento en el arte, que sus garras se enredaron en la lana, y batiendo al máximo sus alas no logró soltarse.
Viendo el pastor lo que sucedía, cogió al cuervo, y cortando las puntas de sus alas, se lo llevó a sus niños.
Le preguntaron sus hijos acerca de que clase de ave era aquella, y él les dijo:
Para mí, sólo es un cuervo; pero él, se cree águila.

Pon tu esfuerzo y dedicación en lo que realmente estás preparado, no en lo que no te corresponde.

El labrador y la zorra.

Había un hombre que odiaba a una zorra porque le ocasionaba algunos daños ocasionalmente.
Después de mucho intentarlo, pudo al fin cogerla, y buscando vengarse de ella, le ató a la cola una mecha empapada en aceite y le prendió fuego.
Pero la huida llevó a la zorra a los campos que cultivaba aquel hombre.
Era la época en que ya se estaba listo para la recolección del producto y el labrador siguiendo a la raposa, contempló llorando, cómo al pasar ella por sus campos, se quemaba toda su producción.

Procura ser comprensivo e indulgente, pues siempre sucede que el mal que generamos, tarde o temprano se regresa en contra nuestra.

El león y los bueyes.

Pastaban juntos siempre tres bueyes.
Un león quería devorarlos, pero el estar juntos los tres bueyes le impedía hacerlo, pues el luchar contra los tres a la vez lo ponía en desventaja.
Entonces con astucia recurrió a enojarlos entre sí con pérfidas patrañas, separándolos a unos de los otros.
Y así, al no estar ya unidos, los devoró tranquilamente, uno a uno.

Si permites que deshagan tu unidad con los tuyos, más fácil será que te dañen.

Los lobos y los perros.

Llamaron los lobos a los perros y les dijeron:

– Oid, siendo vosotros y nosotros tan semejantes, ¿por qué no nos entendemos como hermanos, en vez de pelearnos? Lo único que tenemos diferente es cómo vivimos. Nosotros somos libres; en cambio vosotros sois obedientes y sometidos en todo a los hombres: aguantáis sus golpes, soportáis los collares y les guardáis los rebaños. Cuando vuestros amos comen, a vosotros sólo os dejan los huesos. Os proponemos lo siguiente: dadnos los rebaños y los pondremos en común para hartarnos.

Creyeron los perros las palabras de los lobos y traicionaron a sus amos, y los lobos, entrando en los corrales, lo primero que hicieron fue matar a los perros.

Nunca des la espalda o traiciones a quien verdaderamente te brinda ayuda y confía en ti.

El lobo y el cordero.

Miraba un lobo a un cordero que bebía en un arroyo, e imaginó un simple pretexto a fin de devorarlo. Así, aún estando él más arriba en el curso del arroyo, le acusó de enturbiarle el agua, impidiéndole beber. Y le respondió el cordero:
– Pero si sólo bebo con la punta de los labios, y además estoy más abajo y por eso no te puedo enturbiar el agua que tienes allá arriba.
Viéndose el lobo burlado, insistió:
– El año pasado injuriaste a mis padres.
– ¡Pero en ese entonces ni siquiera había nacido yo! – contestó el cordero.
Dijo entonces el lobo:
– Ya veo que te justificas muy bien, mas no por eso te dejaré ir, y siempre serás mi cena.

Para quien hacer el mal es su profesión, de nada valen argumentos para no hacerlo. No te acerques nunca donde los malvados.

Puede ser anónimo

2 Commentarios on "Fabulando…"

avatar
Ordena por:   recientes | antiguos | most voted
Laurita
Guest
HolaLei tu caso sobre acoso laboral y por eso te escribo, soy mexicana y tengo un blog de politica, pero buscando informacion sobre acoso laboral encontre tus historia.Yo he vivido en carne propia el mobbing y aunque en la legislacion laboral mexicana y en general en mexico esto no es muy conocido, me es sumamente interesante darme cuenta que fue lo que vivi (hace como 3 años) y me obligo a renunciar a un buen empleo por causa del acoso laboral.En mi caso me di cuenta que mi salud y tranquilidad valian mas que ese empleo y opte por irme,… Read more »
Ludwig
Guest

Bienvenida, Laurita.Me alegro de que mis escritos puedan ser útiles más allá del Atlántico.Te recomiendo, si quieres profundizar en el acoso laboral, utilices los links que aparecen en el lado derecho de mis escritos.Lo mío, comparado con la abundante información que hay en esos links, no llega al uno por ciento.Me encanta descubrir que la vida hace pagar el daño que se hace, como le ha ocurrido a tu jefe.Y me alegro también de que ya no estés afectada por el acoso.Recibe un gran abrazo. Luis

wpDiscuz