Las redes sociales

– Andaos con ojo con las redes sociales – dijo Salvador a sus compañeros. Estaban sentados en el bar de Santiago, esperando los bocatas que habían pedido.

– ¿Por qué hemos de andarnos con ojo? – preguntó María mientras escribía algo en su móvil.

– Ese nuevo departamento que se dedica a analizar las redes sociales, me da mala espina – contestó Salvador -. De la misma forma que estudian cómo introducir a la empresa en las redes, pueden averiguar quien escribe algo en contra de ella.
– Venga, Salvador. No seas fatalista – dijo Lorenzo -. Lo único que hacen es lanzar campañas y promociones a través de Facebook y Twitter.

– Ya veo que no sabes lo que ha pasado con Mario.
– ¿Mario?. ¿Qué Mario? – preguntaron todos.
– Mario Lafuente era especialista de un departamento de marketing. Ayer lo llamaron para que fuera a personal. Hoy no ha venido a trabajar y su ayudante ocupa la plaza de especialista. Esta tarde saldrá un comunicado que dirá que Mario ha decidido abandonar la empresa, quien le sustituirá y terminará con la típica frase de que la empresa les desea a ambos mucho éxito en sus futuras carreras.

– Bueno. Parece muy normal. Seguro que ha encontrado un trabajo mejor y ha decidido irse.
– Entonces ¿para que lo llamaron de personal? – preguntó Salvador.
– Quizás él llamó primero y no estaba la jefa de personal – contestó María -. Luego ella le devolvió la llamada.
– Es posible. Pero lo lógico es que si te vas de la empresa avises con quince días de antelación para que puedas traspasar tu trabajo a quien te va a sustituir. ¿Por qué se fue tan rápido?.

Santiago apareció llevando los bocadillos, que distribuyó entre los tres comensales. Tras desearles buen provecho, regresó a la barra.
– ¿Sabes algo que nosotros ignoramos? – preguntó Lorenzo.
– Estuve preguntando por la casa – dijo Mario.
– ¿Al comité?.
– ¡No!. Esos no se enteran de nada. Solo sirven para organizar viajes y viajar ellos gratis, por cierto – contestó Salvador.
– ¿Fuiste al departamento?.
– Algo así. En realidad resulta que soy amigo de algún currante del departamento.
– Me parece que ya sé a quien te refieres – dijo María -. Casi diría que no se trata de “un” currante. Es “una” currante, ¿verdad?.
– ¡Jo!. ¡Cualquiera se lía con alguien en esa empresa!. ¡Te pillan siempre! – protestó Salvador, que riendo, añadió -. Por si no lo sabíais, hace dos años que vivimos juntos.
– ¡Serás cabrón!. ¡Y sin decirnos nada a los compañeros!.

– Bueno. Ya lo he hecho. Ahora ya lo sabéis – rio Salvador -. A lo que iba. Resulta que escribió un comentario en Twitter que no le gustó a la empresa y por eso lo han despedido.
– ¿Sabes de qué comentario se trataba?.
– Decía algo así como : “odio las cafeteras cautivas”.

– Y eso, ¿qué significa? – preguntó María.
– Significa que tu empresa está vendiendo cafeteras que funcionan con cápsulas protegidas por tropecientas patentes que impiden a otros fabricantes poder vender su café para estas cafeteras, lo cual convierte a esas cafeteras en “cautivas”, ya que solamente puedes hacer café con lo que te venden ellos. Y eso es monopolizar un mercado.
– Entiendo – dijo Mario.
– Conste que eso también lo hacen los fabricantes de impresoras, cuyos cartuchos de tinta son diferentes en todos los modelos y marcas ó los conectores de muchos teléfonos móviles que te obligan a comprar sus cargadores y cables. Incluso al comprar un ordenador, invariablemente te viene con un Windows instalado, aunque en este caso, siempre puedes eliminarlo y poner otro sistema operativo.

– Así que echaron a Mario por aquel mensaje que escribió.
– Exactamente. Si al abrir cuenta en Twitter no hubiera introducido en el formulario todos sus datos, hubiera sido más difícil averiguar quien envió el mensaje. Pero el tío decía en su perfil hasta el nombre de la empresa en la que trabajaba.

– Quizás pueda contaros esta historia desde otro punto de vista – Santiago había abandonado la barra y estaba delante de ellos.

– ¿Cómo?. ¿Hay algo más? – inquirió Salvador.
– Hace muchos años que Mario viene a desayunar al bar. Somos buenos añigos. Por eso le considero incapaz de lanzar un mensaje así, por la red. Cuando me contó lo que había pasado y me juró que no había enviado el Tweet, le creí. Y agucé el oído. Ya sabéis que este bar está al lado de la Inmombrable y todos pasáis por aquí – Santiago se sentó y bajó la voz -. Ayer por la tarde vinieron a tomar unas tapas el jefe de Mario y su director. Iban muy contentos y hablaban por los codos.

– No te pares ahora, Santiago. Cuenta, cuenta.
– Cuando se habían tomado ya un par de vasos de vino cada uno, el jefe de Mario empezó a alardear de que había sido él quien había conseguido echar a aquel pesado de Mario. Y explicó cómo lo había hecho. Al parecer Mario tenía que haberle enviado unas estadísticas y salió de su despacho para reclamárselas. Pero en la sala no había nadie. Todos estaban en una reunión. Se acercó al ordenador de Mario y vio que su sesión no estaba bloqueada. Al intentar buscar el fichero descubrió que tenía abierta la sesión de Twitter y entonces se le ocurrió poner el mensaje. Luego volvió a su despacho y esperó acontecimientos.

– ¿Será cabrón? – dijo María.
– Pero, quizás pueda demostrarse que no fue Mario quien envió el mensaje.
– Es posible, ya que estaba en una reunión, pero podrían decir que lo envió desde su móvil, en la sala de reuniones – contestó Santiago -. Además, en Twitter se entra con una clave que nadie más que tu puede conocer. Si no dejó su ordenador bloqueado, la culpa es de Mario.
– Pero las redes sociales son algo personal – dijo Salvador.
– Al principio lo eran. Hoy están controladas. De momento, lo de Mario es una anécdota. Pero con el tiempo, no se te ocurra poner mensajes diciendo que vas a una manifestación en contra de las multinacionales, ó en contra de los transgénicos, de la explotación de niños ó soltar algo tan tonto como que tu jefe es un cabrón. Esas empresas se creen con derecho de invadir tu privacidad, para salvaguardar sus intereses.

Puede ser anónimo

2 Commentarios on "Las redes sociales"

avatar
Ordena por:   recientes | antiguos | most voted
Recomenzar
Guest

Maravilloso tu blog la forma en que escribes como siento tus letras cuando las leo…Te atreves yo tambien siempre me atrevo Eso es vivir desnudarse con palabras no con ropa.

Cornelivs
Guest

Vuelvo a la blogosfera tras estas semanas alejado por motivos laborales.

Estupenda entrada, amigo. Si, cuidado con las redes sociales…! (que nos lo digan a nosotros…)

😉

Un abrazo enorme.

wpDiscuz