Carlos, el auditor

– ¿Cómo ha ido la inspección de la tienda, Carlos? – preguntó el jefe del departamento de auditoría de la multinacional, al nuevo auditor.

– Bien. Parece ser que el escrito anónimo era bastante cierto. Los dos encargados se llevaron un montón de género, dándolo de baja por defectuoso ó por extraviado.

– Es un buen punto para ti, que acabas de entrar en la empresa. ¿Ya has redactado el informe? – preguntó su jefe.
– Si. Aquí está – le contestó Carlos, entregándole una carpeta de plástico -. Por cierto, ¿se sabe quién fue el que escribió la carta denunciando a los encargados de la tienda?.
– Me han dicho que se trata de un chico externo que trabajaba con los encargados y fue despedido, pero no sé la razón – dijo el jefe, leyendo por encima las hojas del informe.
– Yo tengo una idea. Parece ser que había más problemas.

– ¿Problemas?.
– Bueno. Más irregularidades. En lo que respecta a la tienda no he encontrado ninguna deficiencia mas, pero he comprobé las horas del personal y no me cuadraban con el tiempo de presencia.
– ¿Qué quieres decir?.
– Resulta que el personal de mantenimiento externo no estaba en la empresa el número de horas facturado. Preguntando a unos y a otros me he ido enterando de cosas. Al parecer el señor Serra, el jefe del departamento los envía en horas de trabajo a su casa, para que le hagan tareas particulares. Arreglar una cañería, una persiana, cambiar la moqueta, pintar paredes…

– ¡Que tío más cabrón!. No es espabilado ni nada el pájaro. ¿Se ha llevado material de la empresa?.
– No. Al parecer, solamente utiliza la mano de obra.
– ¿Has puesto todo eso en el informe, Carlos?.
– Claro.

– Pues vete a tu mesa y elimina todo lo relativo al señor Serra.
– ¿Cómo?.
– Haz lo que te digo. ¿Quieres seguir trabajando en la multinacional?.
– Si, pero como auditor he de reflejar todo aquello que pueda ocasionar gastos no justificados y el señor Serra está abusando de su posición y eso cuesta dinero a la empresa.
– Haz lo que te digo, Carlos. Arregla este informe.

– Pasa, Carlos – dijo Ramona, la jefa de personal -. Siéntate.
Cuando Carlos se sentó, Ramona le preguntó:
– ¿Por qué quieres irte de la empresa?.
– Porqué no entiendo esa doble moral que tenéis aquí. Por un lado despedís a dos trabajadores por robar género y cuando se trata de un jefe quien lo hace, miráis hacia otro lado.

– ¿Te refieres al señor Serra?.
– Si, claro.
– Mira, Carlos. Serra es un tío que tiene muy buenos amigos. La empresa le está muy agradecida, sobre todo por haber dedicado los últimos años a despedir gente, para externalizar los diferentes trabajos. Se trata de un tío sin escrúpulos, que no tiene la menor piedad a la hora de echar a alguien. Quizás sea algo psicópata. Yo lo creo. Sin embargo su director lo tiene en gran estima, porqué sigue al pie de la letra las políticas de la empresa en época de crisis. Si echo a este cabrón – que no puedo, me falta poder – la siguiente sería yo.

– Eso no es justo, Ramona.
– ¿Justo, Carlos?. Eres un pimpollo. Acabas de salir del cascarón y piensas que la justicia existe. Las cosas no son blancas ó negras. Existe un sinfín de tonos intermedios. Con los años te darás cuenta de ello. Ya ves. Tengo rango de directora y no puedo despedir a ese tío – Ramona golpeó en la mesa con el puño -. Pero puedo hacer algo…

Descolgó el teléfono y marcó una extensión.
– ¿Serra?. Hola. Tengo aquí en el despacho alguien de auditoría que se marcha de la empresa por tu culpa… ¿qué por qué?. Pues mira. Resulta que ha descubierto que te nutres del personal de aquí para hacer arreglitos en casa… No. No machaques a los que se han ido de la boca. Casi sería preferible que subvencionaras tu mismo y en su totalidad, las obras que haces en casa… Vale. Espero que la renuncia de este chico sirva de algo. Adiós.

Lanzó un suspiro profundo y miró a Carlos.
– Eso es todo lo que podía conseguir. Ya no creo que Serra lo haga más. Siento que nos dejes, Carlos. En esta casa no veas la de irregularidades que podrías descubrir. Hace años trabajó aquí un abogado que iba anotando todo lo que hacía, día a día. Él ya está jubilado y conserva las anotaciones. No las quiere publicar y eso que tienen sustancia. Lo jodido será el día que muera, si a su hijo le da por sacar a la luz las anotaciones de su padre… – se levantó y Carlos hizo lo mismo.

Se dieron la mano.
– Mucha suerte, Carlos. No sé si llegarás muy lejos. Eres consecuente y eso no funciona en esta época.
– Gracias Ramona. Ha sido un placer conocerte.

Puede ser anónimo

5 Commentarios on "Carlos, el auditor"

avatar
Ordena por:   recientes | antiguos | most voted
Cornelivs
Guest

Vaya vaya con el protagonista de hoy…lo defines como u n tio sin escrúpulos, y quizás como algo psicópata.

Me ha gustado mucho esa definición. Si señor.

De hecho, conozco a un monton de gente asi y muchas empresas en las que pasa lo mismo que tu narras aquí.

Que pais…

Un abrazo.

Nico
Guest

buen post como siempre! me sorprendió el cambio de interface, ja!

Toy folloso
Guest

Temo que en este affaire, igual Ramona tampoco marche de vacío…..

Muy majo el blog sin arcenes.

SUSANA
Guest

Buen trabajo, Querido Luis! Y como siempre, con un asombroso parecido a la realidad (en cualquier parte del planeta, que para estas cosas, sí que estamos globalizados!)

Espero que este 2011 sea bueno para Vos y tus seres Queridos! Un fuerte Abrazo!

Elisabeth Carrasco
Guest

Parece mentira…pero la realidad es igual o peor. ¡Que asco!

wpDiscuz