Conversaciones en el hoyo 19: café

—¿Qué te ha pasado hoy, Santiago?—preguntó Inés. Santiago no había jugado nada bien. No había hecho un swing decente en toda la mañana, y su juego corto había sido un verdadero desastre.
—No lo tengo muy claro—contestó—. Esta mañana se me han cruzado los cables, quizás por la birria de café que he tomado para desayunar.
—Claro. Acostumbrado a la cafetera que tenías en el bar, cualquier cafetera casera te sabe a poco—apuntó Juan.
—Es posible—contestó—. En el bar tenía una señora cafetera con su bomba de nueve bares.
—¿Nueve?. Es curioso que hoy en día nos han inculcado que las cafeteras, cuantos más bares tengan, son mejores—comentó Pascual—. Y son las más caras, por cierto.
—En realidad se trata de una chapuza. El café ha de hacerse con 9 bares—explicó Santiago—. Las cafeteras industriales llevan una bomba rotativa, que permite mantener la presión constante. Las cafeteras domésticas tiene bombas baratas que son incapaces de mantener la misma presión. Para compensarlo suben los bares de presión y así se consigue que la cafetera tenga más ó menos la presión requerida. Eso si, con subidas y bajadas de presión mientras sale el café. No es lo mismo una bomba rotatoria que una bomba vibratoria que es la barata.
—Si que es complicado…


—Lo es mucho más. Cada café tiene una molienda distinta—continuó Santiago—. Si no aciertas el grado de molienda te sale un mal café. Por eso hay empresas que vienen al bar a ajustarte la cafetera y el molinillo para asegurar que te salga un buen café con su producto. Te pueden modificar el grado de molienda, la presión a hacer en el filtro una vez lo has llenado de café, antes de ponerlo en la cafetera, la presión de la máquina, la temperatura del agua y el tiempo de la erogación.
—¿Erogación?.
—Bueno. Así lo llaman los técnicos a los aproximadamente 23 segundos en que la cafetera está haciendo el café—aclaró Santiago—. Por cierto, el factor tiempo es otra variable que influye en el sabor del café. Ya veis que hacer un buen café es difícil. Y cuando cambias de café has de volver ajustar toda la máquina.
—Casi sale más a cuenta tirar de cafetera de cápsulas—dijo Inés—. El café que sale es bastante bueno.
—Bueno. Hay inconvenientes—dijo Juan—. Las grandes empresas utilizan el mismo método que los fabricantes de impresoras. Te venden la cafetera muy barata y luego te hacen comprar las cápsulas carísimas. Teniendo en cuenta que compran el café en la bolsa de cafés es un negocio redondo.


—¿Bolsa de cafés?, ¿hay una bolsa de cafés?—preguntó Pascual.
—Si que existe una bolsa de cafés—aclaró Juan—. Donde la empresas consiguen comprar a precios bajos, eso si: sin tener en cuenta el precio de lo que cuesta cultivarlo. Por eso, en algunos países el agricultor ha tenido que dejar de plantar café y se la pasado a la coca, que es mas rentable. Y luego está el tema del reciclaje de las cápsulas que es complicado. También está el hecho de que cada fabricante tiene sus propias cápsulas que son incompatibles con las otras marcas. Y por último está la credibilidad de la empresa. Si compras café a una de esas empresas cuyas mentiras se han descubierto, ¿qué credibilidad tienen cuando te dicen que te están vendiendo café de Brasil ó de Colombia?. Quizás ni es café de Brasil ni de Colombia y se trata de una mezcla de cafés cualquiera sabe de dónde ó cuanto tiempo lleva en el almacén. Además el buen café se muele al prepararlo.
—Deberían hacer una aplicación con todas esas empresas que carecen de ética—apuntó Santiago.
—Se intentó hace años, pero les llovieron las demandas de las empresas que aparecieron en esa aplicación—explicó Juan—. Y enfrentarse a empresas con equipos de tropecientos abogados es un lujo que nadie se puede permitir.

—Menos mal que no hemos entrado en el tema de los cafés solubles…

—Desde luego—contestó Santiago—. A saber que es lo que llevan. Quizás incluso ratas…

guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments