Misterio en la fábrica

Tenía trabajo. En época de crisis, tenerlo, es todo un lujo. En realidad no acababa de entender la razón por la que tenían que contratar a un detective para una tontería así. Al parecer no cuadraban las cuentas de la empresa que llevaba el vending de una fábrica de la multinacional.

En esa fábrica había seis máquinas. Un par en el almacén, dos en las oficinas y dos en la zona de entrada a la fábrica.
No tuve más que mirar los registros de las máquinas para comprobar cual era la que quizás no funcionaba bien. Estaba situada en el almacén que daba a los muelles de carga de los camiones.
Comprobando las existencias iniciales y deduciendo las ventas hechas durante el día, nunca cuadraban las existencias finales.

Durante un fin de semana, cuando la fábrica estaba cerrada, fuimos el técnico y yo a comprobar el funcionamiento del monedero de la máquina. En todos los casos funcionó correctamente y eso que lo intentamos todo para conseguir que se equivocara con el cobro o que suministrara el producto gratis.

A pesar de estar cargada de barritas de chocolate, patatas fritas, frutos secos y palitos de pan, no nos dio una triste bolsa sin cobrar el precio indicado.
Intentamos simular la entrada de las monedas a base de enviar a la máquina impulsos eléctricos. No nos hizo ni caso. Tal vez años atrás, hubiera funcionado el truco, pero con el tiempo todos los errores que daban pie a la picaresca, habían sido corregidos con los sucesivos modelos que fueron saliendo y aquella máquina era de un modelo muy reciente.

Al final del domingo seguíamos sin tener la menor idea de cómo podían extraer los productos sin pagarlos y menos aún sobre quién era el que lo hacía.

La semana siguiente no pude dedicarme a seguir investigando por tener otro caso entre manos. Un cliente me contrató para que echara de su piso a unos okupas que se habían colado, cambiado cerraduras y vivían allí desde hacía una semana. No era asunto fácil.

Visité el piso y hablé con los okupantes. Me dejaron muy claro que querían dinero a cambio de abandonar el piso. De otra forma me auguraban años de juicios hasta que el juez los echara.
Estaba claro que aquella gente no pertenecía a ninguno de los grupos habituales dedicados a la okupación. No se movían por razones políticas ni tampoco por la necesidad de una vivienda. Su única razón era económica.
Durante días estuve espiando a aquella gente. Por un momento pensé que en alguna ocasión abandonarían todos a la vez aquel piso, momento que yo aprovecharía para entrar con un cerrajero y el propietario y así solucionar el problema.

El tiempo y la observación me demostraron que aquella gente siempre dejaba a alguien dentro. Imposible llevar a cabo mi plan.

Cuando me llamaron desde la fábrica me dijeron que había habido novedades.
Me bastó un vistazo para descubrir el truco que se había utilizado para sacar productos de la máquina del almacén.
Esperé a que fuera de noche y esperé al carretillero que hacía el turno nocturno.

Lo llamé y nos encerramos en un despacho.
– Bueno – le dije -. Creo que al fin he descubierto quién es el que desvalija la máquina de productos del almacén.
– No sospechará de mi, ¿verdad?.
– No. No sospecho. Tengo la certeza de que fue usted – le contesté yo.
– ¿Cómo? – se le encendieron todos los colores.
– No es difícil deducir cómo lo hizo. Con la carretilla usted empujaba la máquina y la tumbaba en el suelo en el que había puesto una manta para evitar quedaran huellas. Una vez la máquina en el suelo, las bolsas de productos salían de su sitio y usted podía cogerlas sin problema. Luego volvía a poner la máquina de pie con ayuda de la carretilla…
– ¿Cómo lo ha podido descubrir?.
– Me dedico a eso. Lo único que me queda por hacer es comunicarlo a la empresa.
– ¡No!. ¡No lo haga!. Estoy pluriempleado y aún así no cobro lo suficiente para mantener a mi familia. Durante el día soy bombero y por la noche vengo aquí, a trabajar por cuatro euros.
– ¿Así que es bombero?. Quizás podamos llegar a un acuerdo.
Cuando nos despedimos le dije riendo:
– Ah. Por cierto. Ponga bien la máquina. La dejó boca abajo.

Aquella noche hubo un incendio. Las bombas de humo que puse en el patio interior de la casa en la que vivían los okupas cumplieron su cometido a la hora prefijada.
No tardó en aparecer un camión de bomberos.
Los bomberos desalojaron la casa y entraron en la misma para apagar el fuego. Tras dos horas de trabajo, el humo se disipó y el jefe de bomberos dio permiso a los vecinos para regresar a los respectivos pisos.

De todos los vecinos, solamente los okupas no pudieron regresar al piso. Se encontraron todas sus pertenencias en la entrada. Cuando llegaron al piso descubrieron que la cerradura de la puerta de entrada al piso había sido cambiada y ya no tenían acceso.
Tras dos semanas de vigilancia, el propietario pintó, amuebló el piso y ahora vive en él.

No hay constancia en el parque de bomberos de una salida la noche del incendio.
El carretillero nocturno y bombero durante el día, sigue trabajando en el almacén. Fiel a la promesa que me hizo, ya no come productos de la máquina.
Lleva un bocadillo.
Yo he tenido que confesar mi fracaso para descubrir la causa de la desaparición de productos en la máquina vending.

Los detectives fracasamos algunas veces.

Puede ser anónimo

3 Commentarios on "Misterio en la fábrica"

avatar
Ordena por:   recientes | antiguos | most voted
Nieves
Guest

Muy bueno, ahora que los bomberos ganan una pasta,no?

Toy folloso
Guest

¡Que relato tan sorprendente!.
Comentar de paso, las crecientes dificultades que existen al okupar un local privado, y las mejores espectativas en hacerlo sobre uno de municipal, por ejemplo. “Lo íbais a destinar a equipamiento cultural o recreativo, pues es lo que estamos haciendo nosotros”, aducen.

Cornelivs
Guest

De nuevo con vosotros, amigos y amigas. Un abrazo.

wpDiscuz