Negociando el Convenio

– Mus.

– Mus.
– Mus
– Lo corto. ¿Grande? – Ramona estaba eufórica.
– Paso.
– Paso.
– Paso.
– Envido – dijo Ramona.
– No quiero.
– Yo tampoco.

– Cobro una. Por cierto, estamos dentro – soltó Ramona, dejando todos sus puntos en el centro y le hizo una seña a Luna, su compañera de juego, para que dejara sus fichas también en el centro de la mesa -. Cinco puntos para ganar el juego.

Eduardo miró sus cartas. Luego contó sus puntos y los amarrecos de su compañero. Veinte puntos en total. Tenían que reaccionar. Miró a su compañero, quien disimuladamente cerró los ojos.
– Mierda – pensó Eduardo -. Va ciego. No tiene ni una sola carta decente.

– Órdago a la chica.
– Tuyo – dijo Ramona – cóbrate.
Eduardo cobró su punto.
– Pares no – dijo Eduardo.
– Bien – sonrió Ramona -. Pares si.
– No.
– Si.
– Juego si.
– Si.
– Si.
– Si.
– Órdago a juego – se oyó decir Eduardo.
– Y a la mano con un pimiento – le contestó Ramona -. No queremos. Aún así ya os hemos ganado.

Ramona dejó sus cartas sobre la mesa.
– Yo tengo duplex y Luna unas medias. Lo cual nos da un total de cinco puntos. Hermosa muerte dulce, jeje.

Eduardo estaba de mal humor. Llevaban casi una hora jugando y no habían ganado un sólo juego.
– ¿Qué es lo que nos estábamos jugando ahora? – dijo Ramona -. Ah, si, el aumento anual. Vosotros queríais el IPC mas un cero coma cuatro. Y nosotros el IPC y nada más. Pues bien. Ya puedes anotar que prevalece el criterio de la empresa. Siempre puedes decir, Eduardo, que está motivado por la crisis.

– Insisto en que no estoy de acuerdo con este sistema para negociar el convenio – dijo Eduardo.
– No hace falta que estés de acuerdo, Eduardo – contestó Ramona -. En esta empresa prima el régimen de concesiones. No tenéis poder alguno para exigir nada. Aquí todos son jefes. Y los jefes no hacen huelga. El Comité e Empresa representa a cincuenta trabajadores, que sois los que quedáis en la empresa, descontando al personal externo. ¿Qué podéis hacer para conseguir cosas de la empresa?. Simplemente llevaros bien con ella. Ser humildes y complacientes. Y aceptar lo que os damos como algo venido del cielo, ya que no tenemos obligación alguna hacia vosotros. Lo del mus es una forma de daros alguna posibilidad de conseguir algo y no deciros no a todo. Aunque dudo que podáis ganar a una experta como yo, que llevo cuarenta años jugando. Venga. Vamos al siguiente punto. Vosotros queréis que despidamos a la gente pagando cuarenta días por año trabajado y nosotros veinte. Reparte las cartas, Eduardo.

Eduardo barajó, dio a cortar las cartas a Luna y repartió cuatro cartas a cada jugador. Luego dejó el mazo a su derecha, a la izquierda de Ramona.
Ésta miró sus cartas y dijo:
– Envido.
– Órdago – contestó Eduardo.
– Acabamos de empezar el juego – dijo Ramona indignada -, ¿quieres arriesgar?. Pues bueno. Te lo acepto. Tu verás lo que haces.
Mostró sus cartas. Dos reyes y una sota eran sus cartas más altas.

Eduardo puso sobre la mesa dos reyes y un caballo.
– Creo que he ganado – dijo -. Así que mantenemos los cuarenta días. ¿No es así?.
Ramona enrojeció. Luna pensó que le iba a dar algo.

Santiago estaba sentado frente a Paco. A ambos lados estaban Eduardo y Luna. En el centro de la mesa un gran plato de pulpo a la gallega.
– ¿Cómo ha ido la negociación del Convenio?.
– De maravilla – contestó Eduardo -. Salvo lo del aumento, lo hemos conseguido todo. Gracias al entrenamiento que hemos hecho los últimos meses con vosotros, jugando al mus. Millones de gracias, Paco y Santiago, por vuestra ayuda.

– ¿Y tu, Luna?. Tu jugabas con tu jefa…
– Y me descartaba siempre que podía de las mejores cartas. Creo que aún así, Ramona no se ha dado cuenta. Hice muchos puntos para que no se notara. Eso si. En juegos en que era indiferente ganar ó perder.

Ramona no podía dormir. No paraba de darle vueltas al asunto. ¿Cómo le iba a explicar al director que había negociado y firmado un Convenio Colectivo con tantas concesiones para los trabajadores, después de decirle que se iba a merendar al comité durante las negociaciones?.
Por primera vez en su vida, se sintió cansada.
Por primera vez en su vida, deseó prejubilarse.
– Uf – pensó -. Menos mal que me pagarán cuarenta días por año…

El mus es un juego español de cartas. Lo he utilizado aquí, precisamente porqué a alguien que no lo conozca le parecerá que las palabras y las expresiones (“envido”, órdago”,”estar fuera”, “estar ciego”, “a la mano con un pimiento”, “amarreco”) tienen un cierto aire surrealista, como que la propia situación de la negociación del convenio.

Por cierto, vale la pena conocer y jugar al mus. Es, posiblemente, uno de los juegos más amenos que existen.

Puede ser anónimo

14 Commentarios on "Negociando el Convenio"

avatar
Ordena por:   recientes | antiguos | most voted
jmdedosrius
Guest

Espero que no sea así, me ha entrado un escalofrío. Aunque dados los personajes que corren por allí arriba… cualquiera sabe.Salud.

SUSANA
Guest

Está bueno esto de negociar el convenio por medio de un juego de cartas! Por cierto Luis, no conozco de juego de naipes en general y tampoco el mus en particular. Pero me resulta interesante que se prepararan como profesionales para ganarle a Ramona!Qué bueno, la leo cansada y con las uñas desafiladas…si es lo que yo digo, tomará de su propia medicina.Un abrazo Amigo! Muchas Gracias!

Esperanza
Guest

Se escuchan tanto estas historias a diario, desde luego no con el tinte que le das, solo esperar a ver donde nos lleva este sistema de cosas y cuanto somos capaces de tolerar. Un beso.

Nico
Guest

Si llegan a decidir algo que me afecta por medio de un juego de cartas, los mato a los dos. Hago que renuncien. Me llamó la atención la expresión “Envido”, aca en Argentina hay un juego que tal vez conocerás, el Truco, en la que cada participante debe cantar los puntos con las cartas del mismo palo, se entiende? Es un juego tradicional y en todos los asados, reuniones de amigos, sale.

Ludwig
Guest
Pues algunas veces me parece que si, que es así, Jmdedosrius.Pues no sabes lo que te pierdes, Susana. Los juegos son una forma de conocer a las personas. Son un buen pretexto para reunirse e incluso, cuando no existe demasiada confianza, te permite estar en silencio sin que sea violento. El mus es un juego en el que se habla de todo y lo menos importante es el juego. La gracia está en tener gente divertida en la mesa.Yo tengo la esperanza, Esperanza, de que no nos queda demasiado por tolerar. El tiempo y la crisis pondrá todo en su… Read more »
Cornelivs
Guest

Efectivamente, amigo, ya lo has supuesto, y bien: no se jugar al mus.Linda y original entrada. Pero eso de jugarse dos personas tu futuro jugando al mus…uf, me da repelús; yo rezaria a todos los dioses para que el jugador que defendiera mis intereses fuera bueno!Un enorme abrazo.

Ludwig
Guest

En realidad, Cornelivs, el mus es un juego para amigos. Gente divertida, con buena conversación en que puedes ganar en una tarde un café, como mucho.Tal vez tengamos que organizar algún curso rápido en tus tierras, con paseo de moto incluido.Me choca descubrir que en la parte de España en que la gente es más divertida y sociable, no se juegue al mus.Quizás sería mucho mejor, para ese tipo de decisiones de mi historia, el poker, juego que acepta tiburones de todas las razas.

Nico
Guest

Seguramente. Conoces el juego que te nombre no? nunca busque la historia de este juego, tal vez sea eso.

Ludwig
Guest

Pues no, Nico. No conozco el Truco, pero ya haré indagaciones.

Nico
Guest

Allá seguramente conocerás argentinos, preguntales. Por otro lado, que hipocresía la de Ramona, como sabemos. Pero de que manera queda expuesta al ponerse tranquila, total la pre-jubilación va a ser mayor..

Sophie
Guest

Los juegos de carta se prestan mucho al cachondeo y se ve parte del carácter de las personas.A cuadritos me he quedado, Luis, es una historia bastante original y espero que tenga poco de real, no me termino de creer que una negociación tan importante se haga así…virgencica de mi arma…

Ludwig
Guest

No creo tampoco que ninguna empresa lo haga, jugando a cartas, Sophie.Pero algunas veces me lo parece…

lully desnuda
Guest

Lo mejor es que haya ganado Eduardo en pro de los trabajadores. Por acá en Colombia es delicada la situación de los asalariados pues el gobierno de Alvaro Uribe maneja una especie de depresión contra los sindicalistas y lo que tenga que ver con el bienestar de los trabajadores. Por eso sería Utópico aplicar tu cuento en este país.Gracias por darnos a conocer ese juego.Te abrazo con afectos desde mi alma!

Ludwig
Guest

No es tan diferente en nuestro país, Lully.Nuestros sindicalistas son funcionarios que únicamente defienden sus propios intereses.Un día de estos escribiré sobre los que conozco.Un abrazo.

wpDiscuz